Radio Pasillo

Es aviso y ya no es atrevido

Santos Laguna le ganó al equipo Puebla y no es poca cosa. Sacó tres puntos del campo más difícil de la Liga Mx después del TSM. 

El triunfo en Puebla tiene un tema adicional: La suerte del campeón. La escuadra lagunera no iba a ganar el partido tras el penal (dudoso) que cometió Jorge Villafaña.

Al ver ese penal me remonté a noviembre de 2014 cuando Mauro Cejas cometió mano dentro del área y Cuauhtémoc Blanco (hoy político en campaña) anotó el penal que dejó fuera de la liguilla a aquel equipo lagunero en el torneo apertura de ese año.

Pero en esta ocasión, Lucas Cavallini puso en órbita el balón, muy similar a Avilés Hurtado en la final contra Tigres. Es en este punto, una jugada en la que no se tiene control, la ejecución de un penal, cuando uno llega a la conclusión de que el fútbol le está dando a manos llenas a la escuadra albiverde.

La escuadra dirigida por Robert Dante Siboldi a asegurado su lugar en la liguilla, con 26 puntos, además, América y Tigres se han retrasado en la pelea por el primer lugar. A cinco jornadas de terminar la fase regular, todo indica que el duelo por el primer sitio será entre Santos y Toluca.

La única cuestión que resalta en este cuento de hadas que vive el conjunto santista es si el fútbol no cobrará factura más adelante.

Porque si algo hemos aprendido en las 26 liguillas anteriores, que hemos visto en nuestra región, es que este deporte es caprichoso e injusto.

Parto de la premisa de que el fútbol le debe a Santos Laguna por el torneo Clausura 2017. Un equipo que fue mejor en la mayoría de los partidos que jugó pero que dos imponderables en la última jornada, las expulsiones de Tavares y Sandoval, le costaron un pésimo partido en la ida de cuartos de final frente a Toluca.

La vuelta de cuartos de final fue el mejor juego del equipo albiverde en 2017, pero un desempeño sobresaliente de Alfredo Talavera impidió que se avanzara a semifinales.

Un año después, hay esperanzas, avisos, altas expectativas de que Santos trascienda a la liguilla. Espero que el fútbol las respete y las conceda para una afición ávida de alegrías.