Radio Pasillo

2015: El año de la corrupción en el deporte

La corrupción en el deporte salió por las alcantarillas. Cuestión de levantar una cloaca para que brotaran casos dentro y fuera de las canchas, pistas de atletismo u oficinas de organismos rectores del deporte nacional e internacional.El FBI se cargó a la FIFA, le sacó todos los trapos sucios del balompié a nivel ejecutivo.

El Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos se fue encima de la Federación Internacional de Fútbol y sus organismos continentales, UEFA, CONMEBOL y CONCACAF. A la luz pública salieron sobornos a federativos que eligieron sedes de mundiales de fútbol. Contratos amañados de derechos de televisión para Copas del Mundo o Copas América. Pagos indebidos al presidente de la UEFA, Michel Platini.

El FBI le junto todo a Joseph Blatter e hizo lo que no consiguió la Asamblea General, terminar con el mandato del suizo con reelección en mano.Al parecer, al gobierno de Estados Unidos no le gusto que el fútbol anduviera de manita sudada con el gobierno ruso y eso provocó la apertura de cloacas.

Para el caso, el pretexto es lo de menos, la magnitud de la corrupción es  desproporcionada. El fútbol fue solo un anaquel del exhibidor.

En el año que estamos por terminar se reveló que las federaciones mexicanas de la mayoría de los deportes, unos conocidos y otros poco o nada, se gastan el dinero de nuestros impuestos sin rendirle cuentas a nadie, literal a nadie.Alfredo Castillo llegó a la dirección de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), sacó el trapeador, cubeta con agua y cloro para empezar a limpiar las cuentas.

Resulta que los atletas mexicanos se quejan por falta de viáticos para viajes, uniformes, pago de entrenadores, material deportivo entre otras cosas. Las federaciones no pagaban con todo y que reciben dinero por parte del gobierno mexicano, el cual cuando llamó a rendir cuentas le salieron con el pretexto de que el Comité Olímpico Internacional impide la intervención gubernamental en asuntos deportivos, so pena de ser excluidos de los Juegos de Río 2016.

La SEP y Castillo se mantuvieron firmes en la postura de pedir facturas que comprobaran gastos federativos.

Ambas instancias se comunicaron directamente con el Comité Olímpico Internacional para explicar la situación y se acabó la amenaza. El arqueo de caja continua y México tendrá representación en los juegos de verano en Brasil. A los rusos también le sacaron los trapos sucios. Sus atletas, entrenadores, médicos y federativos crearon un sistema de dopaje.

Lo de menos es descubrir la corrupción en el deporte, lo más es que no se repita.