Radio Pasillo

Va de nuevo

Rápido pasa el tiempo, apenas hace dos años, noviembre del 2013, la Federación Mexicana de Fútbol exhibió su ignorancia futbolera, para solventar la profunda crisis que se vivió para calificar a la Copa del Mundo de Brasil 2014 cuando ya empezamos esta noche la eliminatoria de Concacaf para Rusia 2018.

Los problemas del fútbol mexicano para avanzar a la fase final de los últimos dos mundiales han sido la constante del mal llamado “Gigante de la Concacaf”.

Y de las últimas cuatro eliminatorias sólo en una se calificó sin sobresaltos, con Ricardo Lavolpe para Alemania 2006.Así que el colombiano Juan Carlos Osorio tiene como primer reto avanzar al hexagonal final de la Concacaf sin problemas, segundo objetivo mantener su trabajo y tercero satisfacer la sed comercial que rodea al equipo tricolor.

Uno de los males que ha aquejado al seleccionado nacional de fútbol es esa extraña combinación que pone a los patrocinadores como dirigentes no oficiales de la representación nacional, ellos dictan la lista de jugadores convocados.

Los directivos que consiguen vender un ciclo mundialista con valor de 600 millones de dólares y un grupo de jugadores mexicanos que militan en equipos europeos que, sabedores de su importancia comercial, hacen lo que quieren a la hora que quieren y en el momento que quieren.

Los futbolistas de la selección mexicana lo mismo organizan una fiesta con travestis en Monterrey, que meten prostitutas al hotel de concentración en la ciudad de Quito, que corren a directivos o entrenadores que buscan meterlos al orden o sencillamente se niegan a acudir a las convocatorias sin consecuencias, y muy por el contrario, los directivos o directores técnicos en turno terminan rogándoles que regresen.

Y al final de toda esta pachanga futbolera que no controlan los federativos y protagonizada por los futbolistas tiene que intervenir el dueño del edificio de Chapultepec 18 en la Ciudad de México para, primero, meter en orden a todos los involucrados en el entorno de la selección nacional, y después tomar las decisiones deportivas que no se atreven a decretar sus subordinados.

Así pues, esperemos al año 2017 para saber si tuvimos que recurrir al plan de emergencia extrema para llegar a las tierras gobernadas por Vladimir Putín, en el primer mundial, que se supone, estará libre de directivos de FIFA corruptos, sólo se supone.

¿USTED CREE?

En entrevista, el propietario del equipo Santos Laguna, Alejandro Irarragorri afirmó que para el próximo torneo clausura 2016 sí habrá refuerzos. Lo que no dijo es si esos refuerzos serán mexicanos, extranjeros o nacionalizados. Pero de que habrá refuerzos, habrá.