Radio Pasillo

Última visita del torneo, Chiapas

Será un juego diferente a lo que hemos visto en las 15 jornadas anteriores. El simple hecho de enfrentar a un equipo involucrado en el tema del descenso, cambia la secuencia habitual de un partido de fútbol.

En esta circunstancia visitará Santos Laguna a Jaguares de Chiapas en el estadio Victor Manuel Reyna. Es literal aquello de no hay mañana para el equipo dirigido por Sergio Bueno, debido a que mantenerse en la Liga Mx depende de que le ganen a los albiverdes para seguir con la permanencia bajo su control o, incluso, definirla con la combinación de derrota de Monarcas Morelia.

Todos debemos recordar, en memoria de 64 gigabytes, lo que significa pelear para mantenrse en Primera División. Ese hueco en el estómago con el que club y afición viven los últimos juegos del torneo. La angustía de depender del resultado y de lo que hacen el resto de los equipos involucrados.

Como en cada cotejo se vive una pelicula de terror en la que se pelea como gato boca arriba cuando se va perdiendo en el marcador y como los minutos son eternos cuando se va ganando el juego.

Este asunto de enfrentar al rival que se juega la permanencia la vimos en la última fecha del torneo Clausura 2015, cuando Santos Laguna recibió al Puebla, escuadra que requería de no perder para mantenerse en la Liga Mx, resultado que consiguió al empatar a dos goles y, por un par de días, dejar en suspenso la calificación a la liguilla del cuadro albiverde.

Fue tan descorazonador aquel resultado para los santistas, que Agustín Marchesín fue a la tribuna oriente a pedir perdón a la afición porque se veía complicado calificar a la liguilla. Tres semanas después de aquella salvación del Puebla en el TSM, la comunidad lagunera celebró el quinto campeonato de liga con un desfile.

Para este tipo de partidos no hay sistema de juego, alineación o jugadores que marquen el rumbo del resultado, ya que a pesar de las severas limitaciones futbolísticas, falta de triunfos desde la jornada 8 o problemas económicos de la institución, se espera que los futbolistas de Jaguares sean intensos, den un extra en la cancha y jueguen al filo de la navaja.

El asunto para Santos Laguna será manejar la presión del rival, quitarse de encima las patadas que recibirán y no dejarse envolver en el halo emocional que tendrá el juego.

No será un partido de tres puntos más, es EL JUEGO para Chiapas y ese hecho elevará el grado de dificultad para los santistas.