Radio Pasillo

Terremoto 7-0 en Santa Clara

Justo en la famosa «Falla de San Andrés», una selección nacional de cuyo país ha sido protagonista de temblores de alta magnitud en la escala de Richter, Chile, en los años recientes, la Selección Mexicana de Fútbol fue cimbrada de manera terrible con movimientos oscilatorios y trepidatorios.

La versión siglo XXI de los «Ratones Verdes» reapareció en el sagrado campo de los 49ers de San Francisco. La goleada de 7-0 del equipo andino sobre el tricolor nos ubica a todos en nuestra triste realidad: somos un fútbol de tercer mundo.México no compite como país de primer mundo en fútbol porque en el nivel directivo o de dueños de clubes de la Liga Mx no existe una planeación.

Los propietarios de equipos lo mismo pueden aprobar una regla para fomentar que los jóvenes mexicanos tengan minutos de juegos (20/11), que aprobar otra regla que inunde de extranjeros nuestra liga (10/8).

México tiene talento para desarrollar en el fútbol, y otros deportes, pero no lo fomenta. Los directivos de la FEMEXFUT y los equipos de Liga Mx no tienen la mínima idea de que hacer dentro del negocio del balompié. Los jugadores de élite son unos muchachos chípiles.

Los entrenadores son hijos de los resultados y los promotores.Las consecuencias de la goleada que recibió la selección mexicana en cuartos de final de la Copa América Centenario tendrá consecuencias en despido de directivos y entrenador pero no pasará a mayores.

Decio de María, quien emergió del sistema político mexicano, sabe que alguien debe pagar las consecuencias del ridículo en Santa Clara. Al día de hoy, Juan Carlos Osorio es el objetivo primario.

El entrenador colombiano será más fácil de excluir del tricolor que los mimados futbolistas líderes de la selección.En Brasil han pasado dos años y aún no se recuperan de goleada en semifinales de Copa del Mundo ante Alemania. En México, la psicosis del temblor en Santa Clara será aún mayor.

Pasarán varios años para que el medio futbolístico nacional se sacuda la sombra del baile que nos dio Chile.Y el medio nos invadirá cada vez que el Tricolor salga a la cancha de un partido que dispute, porque no habrá un solo dueño, directivo, entrenador o futbolista que sepa las razones de la goleada ante Chile.

Pero usted aficionado es también uno de los responsables por lo sucedido en California, por no exigir un mejor espectáculo en base a jugadores mexicanos.

Quienes hemos seguido puntualmente el fútbol mexicano sabíamos que el resultado ante Chile iba a llegar, tanta desorganización, ignorancia y corrupción nos iba a pasar factura. El día llegó, ¿quién va a pagar?