Radio Pasillo

No hay Santos

Uno de los peores partidos de fútbol jugados en la historia del Club Santos Laguna, eso fue lo que vimos el pasado sábado en el estadio Hidalgo de Pachuca.

Cuando uno piensa que este equipo no puede jugar peor, pues el entrenador José Manuel de la Torre y los futbolistas se encargan de superar las expectativas negativas que han ido cultivando durante todo el torneo de Apertura 2016.

La responsabilidad del papelón del sábado anterior empieza por El Chepo de la Torre por poner en la cancha a Bryan Rabello y Mauricio Cuero, dos jugadores que no fueron capaces de entregar la pelota a sus compañeros. El desempeño de ambos “volantes” fue tan deplorable que ya daba risa después del tercer balón que mandaban al saque de manos o dejaban ir por línea de fondo.

Si usted le pone musica de fondo a las jugadas que fallaron el chileno y el colombiano, parecería una pelicula de Charles Chaplin, dicho sea con todo respeto para el excepcional cómico inglés.

Me queda claro que de la Torre se dio cuenta del error que cometió al poner a Rabello y Cuero en la alineación titular, porque a ambos los sacó del terreno de juego en la segunda parte.Hemos visto planteles de Santos Laguna limitados, mal armados o faltos de condición física pero el equipo del actual torneo ya cae en lo burdo.

No se puede perder un partido porque ni siquera son capaces de entregar la pelota a un compañero.Lo peor del caso, apenas el pasado 27 de septiembre pidieron el voto de confianza y prometieron defender la playera como “Guerreros”, frente a las cámaras de televisión, 18 días después dieron una exhibición vergonzosa e indigna de una institución forjada a base de esfuerzo, determinación y lucha.

Los jugadores colombianos terminaron la ronda de penales cometidos por su responsabilidad. Ahora tocó el turno de Juan Caicedo de cometer una falta para dar paso a un tiro desde los once pasos. Caicedo completó el ciclo de Mauricio Cuero y Freddy Hinestroza.

De lo poco rescatable del terrible juego del sábado fueron Ulises Rivas, Gael Sandoval, quien generó la oportunidad más clara de gol en el partido para Santos, y Gerardo Arteaga. No sería una mala idea que se traigan al resto del equipo Sub20 para los últimos 4 partidos del torneo, al menos, le darían la pelota al compañero.

La situación del Club Santos es delicada, por lo tanto, es momento de hacer a un lado el ornato y la parafernalia.

Es momento de tomar decisiones drásticas y puntuales, porque se sigue cavando el pozo del descenso y dando espectáculos deplorables como el de Pachuca.