Radio Pasillo

¡ No hay Santos !

Y   no lo hubo porque los jugadores no enfrentaron el partido contra Atlas como un duelo por el descenso. Como tampoco tuvieron la misma conciencia cuando perdieron ante Veracruz y empataron con Puebla.

Un equipo que está metido en problemas porcentuales debe estar concentrado todo el partido y no solamente hasta que les cae el gol en contra.

Es cierto que en el primer tiempo Santos Laguna tuvo cinco opciones de anotar pero también es cierto que la falta de capacidad de los jugadores y cuerpo técnico les costó la derrota.

Una de las premisas del pasado viernes se vino abajo: aquello del “muy, muy, muy amplio plantel” quedó de manifiesto que no existe. Armenteros, Dávila, Lozano o Rodríguez nos muestran que no aportan la calidad para tener un plantel completo.

Todavía la semana pasada, Osvaldo Martínez se dio la alucinada de hablar de liguilla, cuando el partido frente al Atlas era del descenso pero como hablar de esos temas es estigma, pues lo evitan, siendo que están más metidos que nunca.

A toda la institución santista le urge un cambio en su estructura deportiva. Es claro que de Glasgow, Escocia no llegarán respuestas, ni del “Comité Deportivo” ni de “Inteligencia Deportiva”. 

Cambiar la inercia de los últimos tres años empieza por aceptar que los procesos que han utlizado no dan resultados. Apartar el área administrativa del fútbol cancha y buscar que una persona con conocimiento de fútbol arme el próximo plantel de jugadores.

De los equipos involucrados en el tema del descenso, Santos es el rival más débil debido a que todos los clubes involucrados en la parte baja de la tabla de cocientes le han restado puntos en el actual torneo.

Urge un director deportivo, urge otro entrenador y un proyecto más para salvar el descenso y menos para pensar en liguilla porque el pozo sigue cavando el hueco y cuando pierdes 8 puntos ante Veracruz, Puebla y Atlas eres el candidato principal para irte a la liga de ascenso.