Radio Pasillo

Santos Laguna califica y la afición tranquila

El pasado viernes en la transmisión del programa previo al juego Santos Laguna frente a Querétaro, mi compañero Raymundo Carrillo presentó una estadística que es contundente, de las 17 ocasiones en que el equipo albiverde consiguió ligar tres victorias consecutivas, no importando en que fechas de los anteriores 39 torneos cortos, calificó 16 veces a la liguilla y sólo quedó fuera en una.

Esto nos indica que al conseguir su tercer trriunfo consecutivo el pasado viernes en el TSM, Santos tiene un 94% de probabilidad de llegar a la fiesta grande del fútbol mexicano.

El partido de la fecha 4 del torneo clausura 2016 lo resolvió con comodidad la escuadra albiverde. Gallos Blancos es un equipo sin pies ni cabeza (me recordó mucho al Santos del torneo anterior) que no tuvo medio campo, con una atípica línea de cinco defensas que utilizó Víctor Manuel Vucetich, quien para terminar de rematar la noche, decidió retirar a su mejor jugador en cancha, Carlos Fierro, para hundir a su propio equipo.

Si el partido del viernes anterior lo vio Paco Ayestarán, lo primero que hubiera dicho es: ¿porqué ahora si juegan como yo se los pedía? Los jugadores santistas tocaron la pelota cualquier cantidad de veces en el primer tiempo. Fútbol corto, al pie y a ras de pasto. 

Aunque curiosamente el primer gol llegó cuando Yasser Corona, de pésimo partido, le entregó un balón en despeje a Jesús Molina para que Néstor Calderón le enviara un balón largo a Jorge Tavares, quien sacó disparo que atajó mal Tiago Volpi y que aprovechó Bryan Rabello para el primero de sus dos goles.

El segundo tanto del andino es talento puro recogiendo un mal despeje defensivo de Querétaro, para sacar un disparo cruzado al poste izquierdo de portería queretana.De ahí en más no hubo problemas para Santos.

A pesar de los primeros 10 minutos en el inicio del segundo tiempo, cuando Gallos Blancos buscó ir a la ofensiva y excepto un balón que remató desviado Carlos Fierro en el área chica de los santistas, en ningún momento estuvo en riesgo el triunfo.Luis Zubeldía respalda la reputación con la que llegó de Ecuador: sus equipos suman muchos puntos y encabezan la tabla de posiciones.

Veremos si revierte la tendencia de no poder ganar los partidos de eliminación directa.

De la afición santista me agradó verla festejar el triunfo tranquila, sin exageraciones (la mayoría) y sin frases desbordadas como sucedió hace un año. Se nota que las experiencias del 2015 dejaron alguna enseñanza, como la de ir partido a partido.