Radio Pasillo

Punto de quiebre

Momento delicado para el equipo Santos Laguna debido a que la situación que tenía al arranque del torneo, ha cambiado. Ahora genera oportunidades de gol pero no gana y en el fútbol, los triunfos lo son todo.

Un equipo puede jugar fatal (como Pumas) pero la victoria ayuda a que la tensión disminuya o no se cuestione severamente el desempeño de los futbolistas en la cancha. Al día de hoy el cuadro universitario es el que debería estar bajo serios cuestionamientos pero quien está recibiendo la presión es Santos Laguna.

Un club de fútbol tiene que aguantar la tempestad en las circunstancias que vive Santos. Dejar que la desesperación se apodere de entrenador y jugadores puede provocar una caída incontrolable. José Manuel de la Torre dio una primera muestra de ello en ciudad universitaria al poner a Jorge Enríquez como titular y dejarlo todo el partido. Todavía puso peor la situación cuando sacó a Gael Sandoval quien estaba generando opciones de gol para meter a Mauricio Cuero.

El director técnico es el último que puede perder la cordura en medio de la tempestad y El Chepo se ofuscó por el enojo que causaron las fallas en la portería puma.

No es congruente pensar que Enríquez iba a jugar el partido completo en la Ciudad de México cuando apenas había participado 12 minutos en el torneo y mucho menos sacar al contención que han sido titular todo el torneo, Ulises Rivas.

La situación de Julio Furch sólo la podrá resolver él. El argentino vivió el cielo y el infierno en la misma semana, al dar el pase a octavos de final en la Copa Mx frente al América con dos anotaciones y dejar escapar el triunfo frente a la UNAM en la Liga Mx. Furch no tiene más opción que aguantar el vendaval y buscar revertir la situación el próximo domingo ante Rayados.

La desesperación por la falta de triunfos no se reduce al actual torneo, está acumulada en los últimos 60 juegos de la fase regular de la Liga Mx, de los cuales apenas ha ganado 18, muy poco para una institución que acostumbró a sus aficionados a las victorias en alto porcentaje.

Será en base a estabilidad emocional del grupo de jugadores que saldrá de esta racha en la que se metió el equipo albiverde. A pesar de tener cinco semanas sin ganar, el torneo es mejor que el anterior.

Estoy convencido de que los jugadores y el fútbol que ha mostrado Santos es el camino correcto para regresar a los triunfos, espero que no pierdan el rumbo.