Radio Pasillo

México aguanta y avanza

No cabe duda que nuestro fútbol es mucho mejor a nivel deportivo que directivo. Los futbolistas de nuestro país tienen mucho más talento en los pies que los dirigentes en el cerebro para tomar decisiones acertadas.

Mire usted, que la selección mexicana haya sobrevivido y calificado hace cuatro años para el mundial de Brasil, en medio del caos que ocasionó José Manuel de la Torre y que continuó con Justino Compeán y Decio de María, es digno de resaltar.

No conforme con el relajo dentro de la FEMEXFUT, los dueños de los equipos eligieron a Decio como presidente del órgano rector del balompié nacional. En medio del relajo que provocó Miguel Herrera con Christian Martinolli, de Maria, quien de fútbol no sabe mucho, se topó con que el tricolor tiene fama mundial de ser un desmadre y el único que le entró al toro fue un colombiano llamado Juan Carlos Osorio.

Pero el cafetalero resultó un show a la hora de armar sus equipos. Lo que no se puede entender es como Guillermo Cantú contrató a Osorio cuando tenía al menos dos opiniones directas que escuchar: una de Ricardo Henaine, quien era dueño del equipo Puebla cuando contrató a Juan Carlos, y otra de Alejandro Irarragorri cuando estuvo a punto de contratarlo como entrenador de Santos Laguna.

Las consecuencias de no pedir asesoría de los directivos de la Federación Mexicana de fútbol se pagó en dos eventos internacionales: la Copa América Centenario con el 7-0 en contra ante Chile y la eliminación de la Copa Confederaciones de este año en Rusia.

Afortunadamente para los dirigentes mexicanos, las ideas incomprensibles de Juan Carlos Osorio alcanzaron para calificar con relativa tranquilidad a la Copa del Mundo del próximo año sin los sobresaltos de hace 4 años, sin embargo, la mayoría de los aficionados y medios de comunicación estamos conscientes de que el primer rival de alto nivel que se enfrente a la Selección Mexicana, los va a poner contra las cuerdas.

Lo que ha conseguido el técnico colombiano es que no se destapen las guajiras ilusiones de ser campeón del mundo en México. La mayoría sabemos que a este equipo nacional no le alcanza para pasar de octavos de final en el mundial, y no por falta de talento en la cancha, sino por falta de cerebro en los dirigentes y cuerpo técnico.