Radio Pasillo

El Lavolpismo ya no tiene a La Volpe

El fútbol mexicano tuvo durante 20 años dos corrientes futbolísticas, Lapuentistas y Lavolpistas. Los debates sobre ambos estilos de juego comenzaron en 1993 cuando Ricardo Antonio ganó su primer título de liga con los Potros de Hierro del Atlante en la final sobre Rayados de Monterrey.

Manolo Lapuente ya tenía su historia como entrenador desde el equipo Puebla de 1982, pasando por Necaxa y terminando con América en 2002. Ambos directores técnico tuvieron su descendencia futbolística. La Volpe tuvo como representantes de su legado a Rubén Omar Romano, Miguel Herrera, Isaac Mizrahi, Daniel Guzmán, Wilson Graniolatti, José Guadalupe Cruz, Gastón Obledo y varios más que tuvieron menor o nulo éxito.

Los lapuentistas tuvieron a sus mejores representantes en Raúl Arias y José Manuel de la Torre. Cosa curiosa, Víctor Manuel Vucetich ha conseguido varios campeonatos pero nunca se definió en algunas de las dos corrientes futboleras nacionales.

Recuerdo programas de televisión en los que se hablaba de ofrecer espectáculo a los aficionados (lavolpistas), definición que fue rebatida con aquella memorable frase de Manolo: “Si quieren espectáculo vayan al circo”.  Debates, discusiones, pleitos y hasta una que otra bronca en restaurante tuvieron los años álgidos del choque de las dos “escuelas” de nuestro balompié.

La Volpe tomó un riesgo que no tuvo Lapuente, dirigir en el extranjero, pero la apuesta no resultó cuando Ricardo Antonio vio como se le esfumó un título de liga en Argentina con Boca Juniors y tampoco pudo llevar al campeonato a Vélez Sarsfield.

Total que cuando parecía que los días de Ricardo Antonio estaban contados, de repente tuvo un resurgimiento, que empezó en el torneo Apertura 2014 cuando lo contrataron como entrenador de Jaguares de Chiapas, equipo con el que consiguió 28 puntos, después, de la manera menos esperada, llegó a las Águilas del América.

Cuando puede estamparle a sus detractores que alcanzó la final de la Liga Mx y está por enfrentar al Real Madrid en el mundial de clubes, resulta que el argentino declaró que la escuela lavolpista nunca ha existido y ese fue un invento de alguien que no fue él.

Es decir, aquellos discursos que se aventó con la selección mexicana de 2005 fueron producto de nuestra imaginación. La pregunta es ¿maduró o desistió?