Radio Pasillo

Injusto partido y resultado

Todo el juego de ayer en el estadio de las Chivas resulta muy injusto en desarrollo y, por ende, resultado.  El equipo Guadalajara tuvo mayor tiempo de posesión la pelota. Aprovechó a la perfección que Santos le dejó el mediocampo con un sólo contención y generó más oportunidades de gol, en los botines del lagunero Javier Eduardo López.

El famoso “Chofis” le provocó serios problemas al costado izquierdo albiverde conformado por Arteaga y Sandoval. El talento de Lalo metió en serios problemas a los albiverdes y gracias a dos grandes atajadas de Jonathan Orozco y un travesaño, el primer tiempo no terminó con ventaja local y esa fue la mejor noticia.

El gol de Santos cayó, una vez más, en cobro de tiro de esquina, como sucedió en el juego frente a Veracruz y Puebla, pero en esta ocasión remató Julio Furch. Esa anotación le dará tranquilidad al argentino, a quien ya se le veía inquieto con el tema de la ausencia de goles. 

En términos del desarrollo del partido hasta el minuto 57, la ventaja de Santos era injusta. Chivas había sido mejor pero el fútbol no es de merecer es de conseguir.

Tras el gol, Matías Almeyda mete su arsenal ofensivo que tenía en la banca: Isaac Brizuela, Carlos Fierro y Néstor Calderón ingresaron de cambios. La respuesta de José Manuel de la Torre fue lógica, meter a Diego de Buen y sacar a Osvaldo Martínez quien poco había aparecido en el partido.

Pero de Buen se equivocó al minuto 76 al provocar una falta en medio campo sobre Orbelín Pineda que le costó la tarjeta roja.

Error grave de Diego, no debió cometer esa falta en medio campo. Orbelín estaba pegado a la banda y de espaldas al terreno de Santos.

De Buen se equivocó y no cumplió con la función para la que ingresó a la cancha: dar seguridad al equipo.

Ahora bien, de eso a decir que es el peor jugador en la historia del Club Santos, es una simple vendeta que le quiere aplicar un sector de los aficionados santistas al ex-puma.

Tras la expulsión entró Jorge Enríquez, que simplemente no está en nivel para la exigencia en el juego de ayer. Y un acto de improvisación con José Abella como contención terminó con el empate, cuando menos lo merecía el rebaño.

Isaac Brizuela desbordó a Abella, mandó centro al área que remató en un acto acrobático Carlos Fierro, la pelota se estrelló en la orquilla pero la pelota cayó en la posición de Rodolfo Pizarro para meter la igualada a uno.

El punto era mucho para Santos pero terminó siendo poco.