Radio Pasillo

Futbolistas y periodistas

Una de las causas por las que decidí no entablar una amistad directa con los jugadores de fútbol, cuando he ejercido el oficio de periodista en los medios de comunicación, es porque el futbolista no tiene capacidad de diferenciar entre amistad, trabajo y crítica.

Lo anterior lo comprobé cuando ejercí de jefe de prensa del equipo León en la Liga de Ascenso. Los jugadores, quienes están muy acostumbrados al asunto de apoyarse los unos a los otros, sacrificarse por el equipo y crear un círculo protector en el torneo del plantel de futbolistas, no conciben un señalamiento contrario a lo que ellos consideran positivo.

Los pateadores de pelotas redondas están acostumbrados a que sus allegados, desde familiares, amigos y compañeros de escuela, les digan que juegan muy bien, que son el orgullo de la familia, que tienen gran talento, pero cuando el asunto empieza a entrar al profesionalismo y aparece la prensa, y los comentarios señalan defectos, entonces los futbolistas no saben como manejarlos.

Las cosas se ponen peor, porque entrenadores, directivos, jefes de prensa y familiares del jugador empiezan a dar información de tercera y hasta cuarta mano de lo que se dijo y no se dijo en una nota, columna, programa de televisión o radio, y a últimas fechas, internet.

A raíz de la experiencia en un equipo profesional de fútbol, he manifestado que parte de la formación en fuerzas básicas debe ser el manejo con medios de comunicación y redes sociales. Un futbolista es un personaje público sometido al mismo escrutinio de un político, líder social o empresarial, acerca de lo que dice o hace.

Lamentablemente, los jugadores de fútbol creen que ser amigo de un periodista les dará inmunidad y protección a las críticas, resaltará sus pocas o muchas virtudes en la cancha y harán un bloque a su favor en los tiempos difíciles. Nada más lejos de la realidad.

Conozco un gran número de futbolistas que no saben leer, redactar o analizar un texto. Son incapaces de coordinar una idea, redactar con sintaxis y ortografía, pero son “muy valientes” para escribir en Facebook o Twitter.

El talento se demuestra en la cancha y la inteligencia fuera de ella (aunque también el terreno de juego) una tablet no te da cultura, un smarthpone no te da conocimiento, eso lo demuestran cuando el oficio de futbolista termina y en algunas ocasiones trabajan frente a un micrófono mostrando que nunca dejaron de pensar como futbolistas.