Radio Pasillo

FIFA se ahorrará las sorpresas

Las víctimas de las eliminatorias mundialistas para la Copa del Mundo Rusia 2018 fueron: Chile, Estados Unidos, Italia, Holanda y Ghana.

Es decir, el campeón de Sudamérica, el campeón de Concacaf, un ex-campeón del mundo, único que no asistirá al mundial, además de una selección dos veces finalista y uno de los mejores equipos africanos.

Son tan atractivos los nombres de las cinco selecciones antes mencionadas que US Soccer y la empresa SUM, la que organiza los partidos moleros de la Selección Mexicana, están pensando en organizar un torneo con ellos en el próximo verano.

Pero para la FIFA no resulta benéfico que hayan sido eliminadas del mundial 2018, sobre todo en los casos de Italia y Holanda cuya presencia los hace contendientes al campeonato mundial.

Previendo este tipo de situaciones y el que se amplie el número de países interesados en ver la Copa del Mundo es que los clasificados aumentará a 48 dentro de ocho años.

Es decir, una selección como las cinco que no calificaron este año podrá llegar al mundial de 2026 con una eliminatoria de regular a mala y entonces la FIFA estará feliz de contar con todos los equipos que le representan raiting y marketing.

Dicho lo anterior, pregunto: ¿porqué no romper esquemas y jugar eliminatorias entre países de diferente confederación?

Actualmente hay selecciones que por cuestiones políticas o deportivas juegan fuera de su zona geográfica, como Israel o Australia, el primero está en Europa y el segundo en Asia.

Incluso ya se tienen los repechajes continentales, entonces podríamos adelantar la Copa del Mundo y tener el grupo de 48 equipos. en la fase final.

Una eliminatoria de eliminación directa o round robin en grupos de 4 países haría atractivo el mercado para los 210 paises afiliados a FIFA y dejaría la incógnita de un favorito que podría ser eliminado.

Son tantas fechas FIFA por año que un grupo eliminatorio, por ejemplo, entre México, Chile, Portugal y Marruecos podría jugar a visita recíproca o una serie eliminatoria ida y vuelta entre Estados Unidos y Bélgica o Costa de Marfil frente a Japón, y se cumplirá con el objetivo de no hacer el sistema eliminatorio monótono y predecible.

Si FIFA no deja de pensar en un torneo de 32 días va a terminar con el negocio del mundial, el cual cada vez en menos atractivo en lo deportivo.