Radio Pasillo

Es lo que hay

Esa frase fue célebre por parte del nuevo “Santo Inmortal” Oswaldo Sánchez, la cual dijo antes de iniciar su último torneo como portero profesional. La mayoría sabíamos que el equipo del torneo apertura 2014 era muy limitado, con poca calidad ofensiva, con jugadores extremadamente limitados como Mauro Cejas o un brasileño apodado Peu y un extraviado Néstor Calderón.

La respuesta de Oswaldo a aquel cuestionamiento fue sumamente honesta: “es lo que hay”.Bueno, apenas el pasado martes otro guardameta y referente de Santos Laguna, Agustín Marchesín nos entregó su versión del “es lo que hay”, con la frase: “somos un equipo humilde y trabajador” y lo aderezó con: “somos un equipo que se parte la madre por la institución”.

La declaración de Marchesín se agrega a una que hizo Luis Zubeldía, a pregunta expresa de mi compañero Raymundo Carrillo tras la derrota en Morelia, en donde el entrenador reconoció que hay seis planteles de jugadores mejores que el de Santos Laguna.

Fue algo así como dense por bien servidos de haber llegado a la liguilla no importa el lugar.Para la liguilla del torneo Clausura 2016, el equipo santista llega con una severa crisis de fútbol ofensivo.

Se produce poco o nada de jugadas claras y manifiestas de gol y lo poco que se produce son por jugadas individuales. La media cancha no existe: Molina, Diego González, Rabello, Calderón, Dávila y Mendoza no son capaces de poner una pelota con ventaja para los delanteros, así que Martín Bravo, Andrés Rentería y últimamente Ronaldo Cisneros se las tienen que arreglar como puedan para llegar a portería contraria.Si bien es cierto que en la liguilla todo puede pasar, también es cierto que Santos llega como el rival más débil de los ocho que avanzaron a la ronda cuartos de final.

El plantel de jugadores está desgastado físicamente, había futbolistas en el partido frente a Chivas que estaban cansados en el minuto 30 del primer tiempo. Agreguemos que el entrenador contribuye poco al juego de equipo al decir que le preocupa más la expulsión de un jugador (argentino) que la derrota ante el Guadalajara.

En fin, que en medio de escepticismo, las dudas y un espectáculo deplorable Santos está en la liguilla y los fieles y férreos aficionados invocan el milagro de hace un año para volver a levantar el trofeo de campeón fuera del TSM. Me pregunto: ¿será mucho pedirle al fútbol y a la vida un segundo milagro?

¿USTED CREE?

Extremadamente preocupante que el TSM tuviera mayoría de aficionados de las Chivas el pasado viernes. Es evidente, el estilo de juego de Zubeldía está molestando a los aficionados santistas, con Pulpo o sin él.