Radio Pasillo

Bicampeón o doblete

Tigres busca ser el tercer equipo en la historia de los torneos cortos en ser bicampeón del fútbol mexicano y Chivas el primer equipo en ganar en el mismo torneo la Liga y Copa Mx.

La final se ha planteado en la mayoría de las mesas de análisis en televisión y radio, así como en las opiniones de los aficionados en las redes sociales, como una masacre en la que el felino se comerá al caprino.

Yo tengo mis serias dudas que vaya a ser una masacre, goleada o aporreada. El primer punto es que Ricardo Ferretti y los Tigres tienen un amplio historia de jugar finales muy mal, con resultados dispares.

Dos finales de Liga de Campeones de Concacaf, frente al América y Pachuca, y una tercera en Copa Libertadores ante Sao Paolo, las perdieron jugando a la defensiva sin idea de ataque y con pocas jugadas claras y manifiestas de gol.

La final anterior en la Liga Mx la rescataron en el último minuto para ganar en penales a las Águilas. Un año antes, frente a Pumas se llevaron tres goles de ventaja a Ciudad Universitaria pero en la vuelta les empataron el marcador global y obtuvieron el título desde los once pasos.

Es decir, Tigres no tiene una tradición de avasallar a sus rivales en las finales, incluso, ha tenido que sacar las papas del fuego en momentos apremiantes.

A Chivas teníamos rato que no lo veíamos en estas instancias en el torneo de liga. Cuando el Guadalajara llegó a pelear el campeonato en la ocasión más reciente, en el torneo Apertura 2006, las redes sociales todavía no acaparaban las opiniones de los aficionados. Once años más tarde, el rebaño llega a la final como el Rey de la Internet con su innovación de Chivas TV y poniendo al partido de vuelta en señal restringida por primera vez en la historia del fútbol mexicano.

La referencia más cercana que tenemos del equipo tapatío buscando un trofeo ha sido en la Copa Mx, donde perdieron una final ante Gallos Blancos jugando con poca intensidad luego de haber eliminado al América, y hace unas semanas cuando derrotaron a Monarcas Morelia sin mayores problemas.

Además del título de campeón, la final pone en juego dos ideologías distintas: Chivas con jugadores mexicanos y Tigres con mayoría de futbolistas extranjeros, aunque con un común denominador, ambos han gastado dólares y euros en cantidades industriales para llegar a la final del torneo Clausura 2017.

La presencia de Guadalajara y Monterrey le recuerda a la ciudad de México que hay vida, y de calidad, más allá de Coapa.