Radio Pasillo

La Asociación de Futbolistas en México

Se presentó un nuevo intento por agremiar a los jugadores del balompié profesional en nuestro país. La única diferencia con anteriores intentos para hechar andar una asociación de futbolistas es que ahora sí están jugadores de “élite” y algunos extranjeros.

Uno de los principales problemas de los futbolistas mexicanos es que no saben, o sabían, exactamente que puntos debían pedir como gremio y otro problema fue el poco interés por pensar que ocurrirá con ellos cuando se retiren de futbolistas.

La materia prima del fútbol son los jugadores, sin ellos no hay espectáculo y menos negocio, pero eso nunca les quedó claro a ellos. 

Permitieron que varios equipos, en todas las divisiones, les pagaran su salario con meses de atraso. Nunca se solidarizó el gremio para quitar esa aberración que es el régimen de transferencias, el cual, en sus inicios permitió pasarelas de jugadores. El draft también les limita el tiempo para encontrar trabajo y tampoco tuvieron talento para anular el “Pacto de Caballeros”, aún cuando esta regla no escrita va en contra del reglamento FIFA de transferencias internacionales.

Si los futbolistas no tenían idea de cómo imponer sus derechos laborales, menos han tenido previsión para conseguir que su trabajo rinda frutos cuando se retiren de las canchas o un imponderable interrumpa su carrera.

No tienen jubilación o pensión. Los problemas físicos derivados de ejercer de futbolistas los deben de pagar de su bolsa una vez que están fuera de esta industria. La mayoría no tiene un fondo de ahorro y menos un seguro de vida colectivo.

El INEGI estima que en México 5500 personas ejercen como futbolistas profesionales pero sólo 450 están registrados en equipos de Liga Mx, eso significa que entre 120 y 150 jugadores reciben salarios mayores a 100 mil pesos mensuales, por lo que tenemos algo así como 5,350 personas que no llegarán a vivir del fútbol, aunque ahorraran lo que perciben en diferentes rubros durante el promedio de 12 años que dura la carrera.

Espero que la experiencia de Oribe Peralta en su largo y sinuoso camino como jugador nacido en nuestro país, más la experiencia de los futbolistas mexicanos en Europa, quienes pertenecieron a asociaciones de futbolistas en España, Italia o Francia las pongan en práctica aquí, para establecer condiciones laborales que permitan el desarrollo integral del fútbol mexicano, sin letras chiquitas, dobles contratos o pactos de caballeros.