Radio Pasillo

La Alemania de nuestros desencantos

Si hay un equipo que nos ha aterrizado muy feo en nuestros sueños guajiros de ser potencia mundial en el fútbol ha sido la selección de Alemania. Teutones y mexicanos representamos dos formas muy distintas de trabajo, no sólo lo deportivo, en el ámbito político, social y económico.

La estricta norma de trabajo alemana, con disciplina y rigurosidad contrasta con nuestra improvisación y desorden para solventar los compromisos internacionales. Para muestra basta un botón: la Selección de Alemania ha tenido sólo un entrenador en los últimos 11 años, Joachim Löw. En el mismo período la selección mexicana ha tenido 10 directores técnicos, entre titulares e interinos. 

La lista del tricolor desde 2006 empieza con Ricardo Lavolpe, sigue con Hugo Sánchez, Jesús Ramírez (interino), Sven Goran-Ericksson, Efraín Flores (interino) José Manuel de la Torre, Luis Fernando Tena (1 juego), Víctor Manuel Vucetich (2 partidos), Miguel Herrera y el actual Juan Carlos Osorio.

Y falta agregar que Löw fue el auxiliar técnico del entrenador Júrgen Klinsmann en la selección alemana de 2004 a 2006, es decir, Joachim ha estado involucrado en el trabajo de la selección mayor en los últimos 13 años. En México, excepto Decio de María, ninguna persona ha trabajado tanto tiempo en el entorno de la selección mexicana.

Alemania nos puso un baile en Argentina’78 de 6 goles a 0.

Nos eliminó en penales del mundial México’86, con todo y el tremendo calor de la ciudad de Monterrey y nos dejó fuera en la copa del mundo de 1998 en Francia, en octavos de final con los goles de Klinsmann y Bierhoff.

El trabajo de los alemanes en el fútbol es efectivo. No tienen la liga de fútbol que más dinero gasta, dan salida en la Bundesliga a los futbolistas locales. Exportan jugadores de calidad a España, Inglaterra e Italia. No hacen dramas por quedar fuera en cualquier instancia de una copa del mundo de la categoría que sea. Dan continuidad a sus entrenadores.

En fin, que no son reactivos al resultado, son analíticos de los pasos a seguir en el futuro. Tan organizados están que mandaron a su segundo plantel de jugadores a la Copa Confederaciones y están en la misma instancia que nosotros.

Así son y así somos.