Pluma de gallo

Amor al Gallo… ¡Amor a la Vida!

Hace tiempo, tal vez hace un lustro, el tiempo exacto es lo de menos, recibí un mensaje al programa de televisión Noche de Gallos. Por medio del mensaje se contactaba con su servidor el licenciado Rubén Martínez de lagos de Moreno, Jalisco, me invitó a su granja para mostrarme las aves que criaba él y su familia.

Asistí con gusto y cámara en mano. Al llegar a la granja fui recibido por algunos integrantes de la familia Martínez, quienes a su vez me presentaron a su señor padre, una persona muy especial para ellos y para la gallería de esa región. "Don Pepa" (Q.E.P.D) era el apelativo del jefe de esta familia; Don Pepa, como le gustaba que le nombraran, era conocido de muchísimos galleros de Lagos de Moreno y del interior de la República, ya que por palabras propias de este personaje de alrededor de 70 años nos comentó que él desde joven jugaba en todos los palenques que lo invitaran, con gran formalidad asistía y sin ningún pretexto de que se le "toparon los gallos", ni cualquier otra escusa, se hacía presente cuando se comprometía a jugar sus aves.

Cámara en mano le realice una entrevista a Don pepa su lucidez y facilidad de palabra era notable me mostró sus gallos-gallinas que era lo que él había criado por mucho tiempo. Con gran destreza tomo algunos gallos y con mucha facilidad, por supuesto por su experiencia, le amarro los botadores a los gallos y con la ayuda de alguno de sus hijos toparon y toparon varias de sus aves.

Entre topa y topa llego una exquisita birria, la cual compartimos y degustamos entre los ahí presentes, así nació una bonita amistad entre la Familia Martínez y su servidor. Desafortunadamente hoy en día les he perdido la pista pero no olvido los grandes momentos que me hicieron pasar, de hecho estas series de entrevistas las considero de las mejores que he realizado en mi vida periodística, sobre todo porque me percate del gran amor al gallo y el gran amor a la vida que tenía Don Pepa.

Me comentaban sus hijos que Don Pepa estaba feliz por esta entrevista, ya que al verse en televisión se aferró a la vida y al gusto por los gallos, gusto que había perdido levemente por causas de diferentes enfermedades que le asechaban, que después de la entrevista su vida fue otra, iba con entusiasmo al doctor, volvía a alimentar a sus aves, en fin… que este suceso le dio un giro positivo a su vida; de hecho sus hijos me pidieron que por favor les diera una copia de la primera entrevista, la cual cómodamente la veía Don Pepa una y otra vez.

Era tal su entusiasmo que regresó glorioso a amarrar y soltar en un palenque profesional de la feria de Tlacuitapan, Jalisco. Por cierto, la pelea que soltó la ganó, ante la sorpresa y admiración de los ahí presentes, ya que el valor del Pepa fue muy grande como grande es el peligro que corre cualquier persona al soltar un gallo con navaja en pata; de este capítulo en la vida de Don Pepa tengo evidencia, ya que lo acompañé, lo grabé y lo transmití en el programa de televisión NDG (Noche de Gallos)¡donde también los televidentes quedaron sorprendidos! Usted amigo gallero sabe que existe una edad para dejar de soltar, pero el amor, la costumbre, las ganas de volver a soltar un gallo no distingue edades ni géneros, para muestra este botón.

Don Pepa, me comentaban sus hijos, siempre estuvo muy agradecido con su servidor y el programa NDG, a tal grado que organizó una fiesta con música en vivo y carnitas preparadas por el mismo, (por cierto riquísimas) en honor a NDG. Fui el homenajeado en ese lindo día donde estaban reunidas familias, amigos y allegados de los Martínez, inclusive hasta las enfermeras que atendían a Don Pepa estuvieron presentes.

En otra ocasión Don Pepa les comentó a sus hijos que me invitaran a una comida familiar y tradicional en el campo y así me hice presente en La Estación de Castro donde de igual manera conviví y fui testigo del festejo que en esa comunidad se llevaba a cabo; cada año habilitaban un camino como carril para carreras de caballos, ahí también estuvo presente la cámara de NDG, este convivio y las carreras se transmitieron en televisión, bonitos recuerdos.

Es impresionante como el príncipe emplumado es esencial en la vida de mucha personas. En una ocasión el licenciado Rubén Martínez me platicó que al traer a checar a su papá a un hospital particular en León, Guanajuato, la enfermera le dijo

"Don Pepa ya lo vi en televisión, no sabía que le gustaban los gallos" a lo que Don Pepa contestó: señorita no solo me gustan, "los gallos para mí son mi vida".

Gracias por su atención nos vemos hasta la próxima Pluma…

La próxima… "Pluma de Gallo"


ventana.deportiva@yahoo.com.mx