El cuaderno de Jimena

Jamaica, Nigeria y México bajo cero

Hace 30 años por primera vez un país caribeño se presentaba en unos Juegos Olímpicos de Invierno. La historia, o más bien, la base de la verdadera historia, la conocemos gracias al éxito de Disney “Jamaica bajo cero” de 1993, inspirada en los eventos que llevaron a cuatro jamaicanos a ser la sensación de Calgary 88. Si bien George Fitch, estadunidense que se empeñó en conformar el equipo, declaró que los guionistas escribieron lo que querían y que solo el 1% era verdadero. Por otro lado Devon Harris, uno de los competidores de aquel conjunto, reconoció amar el filme porque inmortalizó al equipo. Dicha hazaña fue un parteaguas deportivamente para su país. Consecuentemente estuvieron presentes en la disciplina en Albertville 92, Lillehammer 94, Nagano 98, Salt Lake 2002 y Sochi 2014, aunque eso sí, nunca contaron con los mismos reflectores, hasta que llegó Pyeongchang 2018. Tres décadas después, sería el turno del equipo femenil de bobsleigh de Jamaica de hacer su debut en la justa invernal. Y los contratiempos no podían faltar. Hace una semana su entrenadora alemana renunció a seguir con el equipo, llamada además por el presidente de la Federación de bobsleigh de Jamaica “una fuerza destructiva en el equipo”. Gracias al apoyo de la cervecera jamaicana Red Stripe, que ofreció su ayuda a través de twitter para conseguirles un nuevo bobsled y poder competir, es que aseguraron su lugar de último minuto. Quedaron en la posición 18 a 1.53 segundos de las líderes alemanas. Pero no fueron las únicas en hacer historia, las nigerianas convirtieron a su nación en la primera africana en participar en este deporte, a pesar de que terminaron en último lugar. A través de crowdfunding juntaron 75 mil dólares que eran necesarios para fundar la Federación de bobsleigh, condición para estar en unos Olímpicos. “Participamos para mostrar a la gente que es posible”, declaró Seun Adigun, de 31 años. Un discurso muy parecido al del mexicano Germán Madrazo que terminó último en esquí. “No importa si tienes 43 años, si naciste en México o si no tienes dinero para practicar un deporte. Si quieres hacerlo, puedes hacerlo”. Tres ejemplos de muchas de las historias de superación personal que hay para poder llegar a competir profesionalmente. A mí parecer merecen los aplausos, para otros, es simple turismo deportivo. 

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com