El cuaderno de Jimena

Cuando los ídolos caen

Recuerdo que cuando Lance Armstrong confesó su doping en una entrevista con Oprah Winfrey en enero de 2013, me pegó. Era quizá de las pocas que hasta el final creyó en el discurso del atleta. Algunos podrán decir que ya nada les sorprende. Después de ser testigos de escándalos como el del laboratorio BALCO o las consecuentes revelaciones del Reporte Mitchell, que terminó por destaparle los ojos al mundo respecto al uso de esteroides en las Grandes Ligas, aunado al dopaje de José Canseco, el de Ben Johnson en Seúl 1988, Maradona o recientemente el de los atletas de pista y campo rusos (un dopaje de estado revelado por la cadena alemana ARD que llevó a la IAAF a suspender a Rusia y a no permitir su participación en Rio 2016) la verdad, es que se entiende la postura. Sin embargo, es justamente a raíz de este último caso que surge mi verdadera preocupación como aficionada cuando resulta que el mismo medio que dio a conocer el sábado pasado, en un nuevo documental, que Roberto Carlos, ídolo de la Canarinha y quien conquistó cuatro Ligas y tres Champions con el Real Madrid, habría sido cliente del médico Julio César Alves, cabeza de una red que ofrecía productos prohibidos a atletas brasileños de élite. A la investigación, primero destapada por la Agencia Brasileña de Control de Dopaje, el astro contestó en redes sociales lo siguiente: “Repudio vehementemente las acusaciones irresponsables hechas por la red alemana ARD, y reafirmo que nunca utilicé ningún artificio que me diera ventaja sobre mis colegas”. ¿Es nuestra culpa al fin y al cabo por haberlos colocado en un pedestal? Hoy, así como lo hice con Armstrong, creo en Roberto Carlos, pero el antecedente de ver a grandes ídolos caer no se puede negar y si la investigación de la cadena ARD logró comprobar el mayor escándalo de dopaje de la historia y hacer que Rusia fuera el primer país suspendido por una ofensa de dopaje, actualmente es normal que las posturas de los atletas que niegan acusaciones sean consideradas como una tomada de pelo. Mientras tanto, la AMA ha confirmado que las acusaciones de la cadena son parte de una investigación en curso.

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com