El cuaderno de Jimena

4 horas, 48 minutos

Es momento de recordar. Hace tan solo unas horas el chupinazo había dado inicio a los siete días de festejos de San Fermín en Pamplona. Debido a la hora extra que teníamos respecto al uso horario de Londres, la noche había caído al norte de España a 966 km del verde de Wimbledon y cada minuto vaciaba más las calles y silenciaba los abarrotados bares y restaurantes de la foral ciudad que al igual que toda la península ibérica presenciaba el encuentro entre los dos mejores del mundo en espera de que el último raquetazo de dicho domingo fuera favorable para Nadal. Excepto yo, que como si estuviera en la barra de mi equipo rival en un estadio de futbol, debía silenciar mi emoción cada que Federer se recuperaba de una de las pinceladas del manacorí de 22 años, a quien le hacía falta conquistar el más prestigioso de los Grand Slams para oficialmente convertirse en más que una promesa que solo brillaba en arcilla. El duelo ya había retrasado su inicio y había sido interrumpido en dos ocasiones debido a la lluvia; la tensión provocada por tal nivel de concentración del No. 1 y 2 del mundo hacía que el único sonido en esos minutos fuera el gemido del esfuerzo de más de cuatro horas de partido; hasta que el reloj marcó las 9:17 en el All England Club. Saque de Rafa, devuelve Roger, contesta el español, pero su majestad toca la red y Nadal se tira boca arriba para disfrutar del más épico momento de su carrera. En Strokes of Genius. Federer, Nadal, and the Greatest Match Ever Played, el periodista deportivo Jon Wertheim, conocido por su trayectoria en Sports Illustrated, describe el encuentro como “un infomercial esencial de cuatro horas, 48 minutos, sobre todo lo que está bien en el tenis. Un festival de habilidades, exactitud, gracia, fuerza, velocidad, resistencia, determinación y deportividad”. Desde entonces, el destino no ha querido que se vuelvan a encontrar en el suroeste de Londres. Aquel 6 de julio de 2008, Wimbledon entendió que no había más prestigio que ése, que el tener a los dos mejores quizá de la historia en su mejor nivel. 

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com