El cuaderno de Jimena

El hijo no deseado

“Ganar es lo más importante para mí. Tan simple como eso”. Así comienza la película documental de Ronaldo, donde después de verla por completo, no existe mejor frase para definirlo. Cristiano Ronaldo tiene una obsesión por ser el mejor jugador del mundo, se enfrasca en una constante búsqueda de desafíos, siempre con una verdadera necesidad de más y haciendo caso omiso de lo que diga la gente. Arrogante, creído, odiado, pero también querido, adjetivos que lo definen y por ende, a su éxito.

A raíz de los rumores que envuelven al vestidor del Real Madrid, en específico a Cristiano y Benítez, no había mejor momento para repasar capítulos definitorios en la vida del portugués. El filme abre y cierra en el contexto de su tercer Balón de Oro, donde declaraciones como “Ver a Messi ganar el Balón de Oro cuatro veces de forma consecutiva para mí fue complicado”, reflejan las claves que lo motivan día a día; no por nada, fueron sus lágrimas las que definieron dicha ceremonia.

Dicen, los que lo conocen, que la palabra perder no se encuentra en su diccionario, por lo que el fracaso en Brasil 2014 lo hizo realmente infeliz y lo que es peor, complicó su rumorada lesión. Los doctores advirtieron que jugar podría arruinar su carrera y en su momento no se transmitió nada a la prensa. Desde entonces, no se puede negar, comenzó una baja de nivel. “Si pudiera regresar atrás, yo no iría al Mundial”.

Hombre de familia, padre ejemplar, cercano a sus amigos, hoy su madre dice que su hijo no deseado es el que más felicidad le ha brindado. Los sacrificios no fueron pocos. Seis años con el Sporting y seis con el Manchester United. El próximo verano cumplirá seis temporadas con el Madrid, justo para cuando se rumora su salida. Pero más allá de trascendidos, lo que sí se puede concluir, es que si Cristiano no está cómodo emocionalmente, el afectado es su juego y por lo tanto su equipo. 


Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com