El cuaderno de Jimena

Qatar 2022: Tercera llamada “la crisis del golfo”

El 2 de diciembre de 2010, los perdedores Australia, Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, junto a una gran mayoría del resto del mundo, quedó atónito ante la noticia de que en 2022 el primer país de medio oriente, en su mayoría musulmán y con un territorio menor a los 12 mil km2 albergaría una Copa del Mundo. Hoy, a casi siete años de dicha decisión, Qatar, que en su momento presumió de estabilidad y riqueza para conquistar la joya en eventos deportivos, ha sufrido acusaciones de corrupción como organizadores, ha sido denunciado por violaciones a los derechos humanos al darse a conocer las condiciones laborales de inmigrantes trabajando en los nuevos estadios. Y ahora a cinco años de la justa, siete países, Yemen, Egipto, Libia, las Maldivas, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, todos liderados por Arabia Saudita, han decidido romper relaciones diplomáticas con el emirato por “apoyar al terrorismo” y darle cobijo a grupos radicales como el Estado Islámico y Al Qaeda, además de los Hermanos Musulmanes que hace tres años ya causó un conflicto entre las naciones miembro del Consejo de Cooperación del Golfo. Si en su momento el CCG mostró su apoyo a Qatar como sede, hoy es una vez más reflejo de la inestabilidad en la zona, lo cual ha llevado incluso a la Federación Alemana a declarar que “no se pueden jugar grandes torneos en un país que apoya el terrorismo”. El país petrolero, que ha manejado una estrategia de proyección mundial bajo tres productos, la cadena Al Jazeera, la aerolínea Qatar Airways y por supuesto el deporte, ve como se tambalea ya no solo en Occidente, la marca de querer venderse como un país diligente, abierto y moderno, sino también en su zona geopolítica. El Al Ahli, subcampeón de la Liga de Arabia Saudita, rompió relaciones con la aerolínea, mientras que Óscar Garro, parte del staff técnico del club qatarí Al Sadd donde juega Xavi Hernández, declaró que confían en que sea temporal, pero que si evoluciona a una situación incómoda se replantearán volver a casa. Tercera llamada, tercer escándalo. Aun así, la FIFA, que se ha mantenido en silencio, no moverá la sede.

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com