El cuaderno de Jimena

Ya es hora

¿Cómo pueden llamarle tradición o parte de la cultura a algo que no representa México? O quizá sí lo represente y entonces el grito de ¡Eeeh… Puto! es un reflejo más de los problemas de educación, ideología y respeto que tiene nuestra sociedad. Nos tenemos que remontar hasta la década de los ochenta a los partidos de la Asociación de Futbol Americano Infantil de Monterrey para encontrar el origen del famoso grito que comenzó como un ¡Eeeh… Pum! al momento que el pateador tocaba el ovoide. Una década después, se comenzaría a escuchar en las tribunas de los juegos de los Borregos del Tec de Monterrey en la Onefa, específicamente en el kickoff. No llegaría al futbol hasta principios del nuevo siglo con los Rayados de Monterrey que comenzaron a presionar a los rivales; hasta el momento, sin ser utilizado como un grito para insultar. En el mismo marco, Oswaldo Sánchez, canterano y debutante del Atlas, llegaba finalmente a las Chivas en 1999 procedente del América, provocando que la afición rojinegra se sintiera traicionada. El grito ¡Puto! se comenzó a escuchar también en algunas tribunas de Guadalajara cuando se nombraba en el altavoz a la alineación rival. Cuando llegó el Preolímpico a la ciudad, rumbo a Atenas 2004, el ¡Eeeh…  Puto! tomó forma y finalmente se comenzó a expandir. Sin llegar ni a 15 años de existencia consolidada, el grito se ha trasladado en casos específicos a la Liga Femenil Mx. En cinco jornadas, con reportes del grito ¡Eeeh… Puta! de aficiones como la del León, Morelia y Pachuca. Fue el pasado lunes cuando se supo que un aficionado tuzo fue removido del estadio Hidalgo por gritarle a la portera americanista Cecilia Santiago. Las justificaciones se han acabado. Conocidos de otros países me comentan que en otros lados se gritan peores cosas y que no le ven lo malo, pero no se trata de comparar y ver quién gana por tener el peor insulto. Un insulto es un insulto y sea una persona o 70 mil está mal. Las campañas por parte de la FMF han sido inútiles hasta el momento, pero este viernes en el estadio Azteca en el juego ante Panamá veremos si la propuesta de apoyar una escuela a través de una fundación que surgió para Tigres y que ahora se expande a la Selección funcionará. Si a la gente de plano no le mueve ayudar, estamos más perdidos de lo que creí como sociedad. 

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com