El cuaderno de Jimena

Hombres en el estadio

“Si todo lo que conoces es guerra, ¿podrías sobrevivir con esperanza?”

 

Sa’ad Hussein y Saadiq Mohammed. Dos nombres que representan la historia de miles. Uno nació en Kenya después de que su madre huyera de Mogadiscio al estallar la guerra civil en Somalia y el otro tuvo que sobrevivir el conflicto desde los seis meses de edad. Pocos se imaginan que en la nación del cuerno de África, una que está al borde de una nueva crisis de hambruna después de que la de 2011 matara a 260 mil de sus habitantes, existen más de 546, 269 futbolistas registrados, según datos de la FIFA. Y pocos saben también, que por años, el deporte que apasionaba a un país con herencia inglesa e italiana, estuvo prohibido en todas sus formas; practicarlo, verlo, comentarlo o incluso vestirlo, significaba un acercamiento a la pena de muerte con la que el grupo radical Al Shabab, ligado a Al Qaeda, castigaba lo declarado anti islámico. En este contexto bélico y de opresión es que se desarrolla la historia que el director estadunidense JR Biersmith quiso plasmar en un documental titulado Men in the Arena. “Es una historia acerca de sobrevivir, acerca de derechos humanos y de un extraño viaje deportivo.” Fueron tres años de grabación para seguir la odisea de dos futbolistas en busca de lograr sus sueños. Hoy Sa’ad y Saadiq  pueden jugar sin miedo en Estados Unidos, pero en un relato que va más allá del balón, ambos buscan que su travesía inspire por lo menos al 90% de la población somalí que sigue el deporte que poco a poco ha vuelto a la normalidad. En 2013, su Liga se reanudó a raíz de un proceso de pacificación y una nueva constitución. Hoy Somalia ocupa con otros cinco países el último lugar del ranking FIFA, el 206, sin puntos. Nunca ha clasificado a una Copa Africana de Naciones, ni que decir de un Mundial. Y aunque 10 modestos equipos y una selección que juega sus partidos de locales en el extranjero no van a evitar el hambre, y no distraen la atención de un país que todavía está en guerra, sin duda es bueno recordar que hay más historias que contar. 

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com