El cuaderno de Jimena

De que se puede hacer algo, se puede

El tema no es de hoy, ni del fin de semana, son años de controversia y no solo es en México. Remontémonos hasta finales de la década de los ochenta en el gobierno de Margaret Thatcher. El método inglés que erradicó la violencia en los estadios de futbol tras las tragedias de Heysel en el 85 y la de Hillsborough en el 89, con 39 y 96 muertes, respectivamente, debería haber sido replicado en la medida de lo posible desde hace varios años en las distintas Ligas de futbol del mundo manchadas por disturbios de hinchas. Lo primero que entendió la Dama de Hierro, gracias al estudio que mandó a realizar sobre el hooliganismo, los clubes ingleses y sus estadios, mejor conocido como el Informe Taylor, es que la violencia era de raíz un problema social y no exclusivo del futbol. Thatcher puso en marcha una serie de medidas contra delitos del futbol que consistió en una nueva ley, además de la creación de una brigada especializada en el control de masas. Se persiguió a los hooligans no solo en las inmediaciones de los recintos de futbol, sino hasta en sus propios barrios y bares que frecuentaban. Se infiltraron agentes en distintos grupos de ultras y se vetó de por vida a las cabezas de las barras, con algunos incluso condenados a cadena perpetua. Credencializaron a todos los aficionados y se remodelaron ciertos estadios que no cumplían con normas de seguridad, incluyendo un circuito de cámaras en cada uno de ellos. Si los clubes no tenían dinero para cumplir con las nuevas normas, se les daba un crédito. En Egipto, en cambio, tan solo esta semana, conocimos las sentencias a los involucrados en la tragedia de Port Said en 2012: 73 personas juzgadas, 21 absueltas, de 5 a 10 años de cárcel para directivos y policías, además de 10 condenados a la horca por la muerte de 74 aficionados. Puede ser que lo del viernes en el Luis Pirata Fuente no se pueda comparar en dimensión con las tragedias antes mencionadas, pero sí deberían de ser un ejemplo de hasta dónde puede llegar la violencia y sobre todo, un ejemplo de que se puede hacer algo para erradicarlo.

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com