El cuaderno de Jimena

Siempre pueden ser mejores

En una actualidad deportiva cada vez más globalizada, cada vez más abierta y sustentada por la tecnología, pero también cada vez más sistematizada, encontrar historias como la que tiene una ciudad de alrededor de 50 mil habitantes llamada Ostersunds en el centro de Suecia, nos llevan a dimensionar como por lo menos en el futbol siempre habrá cabida para románticas anécdotas y quizá hasta métodos de desarrollo poco ortodoxos que no creeríamos llevarían al éxito. Febrero es el mes en que el Ostersunds FK, un club con poco más de 21 años de historia, pondrá a prueba ante el Arsenal en la ronda de dieciseisavos de la Europa League, una filosofía que los ha llevado de 2011 a la fecha de la cuarta categoría a primera y a conquistar una Copa de Suecia. En teoría, un equipo con tan trepidante ascenso, se debe a una inyección económica, pero en el caso de la escuadra sueca, que se formó con jugadores rechazados de otros clubes que hoy reciben 800 dólares a la semana, el éxito ha sido fruto de que juntos han escrito un libro, han organizado una exposición de arte, han realizado guardias nocturnas en la comunidad para proteger a las mujeres, le han regalado boletos para sus partidos y entrenamientos a los refugiados e incluso han actuado el Lago de los Cisnes frente a aficionados y locales. En efecto, sorprendente. “Tenemos una serie de talleres y tenemos un día de actuación. Es como día de partido”, explicó Daniel Kindberg, director del equipo, que junto al técnico inglés Graham Potter, es responsable de un proyecto que ha buscado ser en cancha más tácticamente flexible, pero de posesión, a su vez de que se le brinda a los jugadores la oportunidad de desarrollarse también a través de una academia cultural. Un entrenamiento enfocado en dos ámbitos el coraje y la toma de decisiones. La idea de este método es construir confianza y un espíritu de valentía para poder pensar claramente en una situación estresante. Se trata de nutrirlos como personas al igual que como jugadores. Hoy, mientras ya promedian 6 mil visitantes cada que juegan en casa y un par de sus futbolistas ya fueron convocados con Suecia camino a Rusia 2018, ya piensan hasta en Champions, porque para Kindberg los jugadores “siempre pueden ser mejores, siempre pueden ser mucho mejores”. 

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com