El cuaderno de Jimena

No está de más comparar

Arrancó una nueva temporada de la NBA. Una en que particularmente los reflectores no podrán evitar estar puestos sobre las posibles protestas durante la entonación del himno que podrían llegar a presentar algunos críticos de Donald Trump, como lo son abiertamente, entre otros, LeBron James o Stephen Curry. Y es que, tras varias semanas de polémica en la NFL, el morbo sobre cómo la Liga de baloncesto iba a manejar este tema era inevitable; sin embargo, tras los primeros duelos en que lo más llamativo en este contexto fue el grabado de la palabra Equality “Igualdad”, en los tenis de King James, es seguro decir que aunque posiblemente no habrán hincados (debido a que la NBA sí tiene una regla de conducta a seguir durante el himno), el debate y los mensajes en contra de la desigualdad racial o posturas políticas estarán más presentes que nunca. Claro ejemplo lo dio el coach de los Spurs de San Antonio, Gregg Popovich, quien aseguró hace unos días que su presidente era “un mentiroso patológico, inapto intelectualmente, emocionalmente y psicológicamente para tener este cargo”. Sin embargo, a raíz de este contexto socio-político que une a ambas Ligas, que por años han vivido bajo una gigantesca brecha en cuestión de ganancias (14 mil mdd de la NFL por 5,900 de la NBA), es que también ha comenzado un debate por ver cuál es la mejor en otros ámbitos. Por un lado, están bajo la lupa las posturas de ambas Ligas respecto a la diversidad que manejan en cuestión de la contratación más allá de jugadores, y aquí es donde la que se acaba de poner en marcha gana una batalla, pues según el último reporte del Instituto por la Diversidad y Ética en el Deporte, tienen A de calificación en el aspecto racial y B en el de igualdad de género. De 30 equipos en la NBA, siete tienen coaches afroamericanos, ocho si contamos a Jason Kidd de Milwaukee. Y por otro, hace tan solo un par de meses la jugosa renovación de Stephen Curry con Golden State y después la de Russell Westbrook con Oklahoma, ambas de más de 200 mdd, provocó que varios jugadores de la NFL manifestaran en redes sociales sus “celos” por la diferencia salarial que tiene su Liga ante la NBA. Para una Liga que perfila muchos cambios en el futuro, no está mal su creciente popularidad en debates extra cancha.

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com