El cuaderno de Jimena

Segundos que hacen la diferencia

El 24 de agosto de 2004, Ana Gabriela Guevara tuvo a todo México colgado del televisor. Era la hora de la comida en nuestro huso horario y las 22:50 hrs. en Atenas. La final de los 400 metros no pudo ser más reñida. Arriba de los asientos, cada seguidor no pudo evitar la emoción de ver a la mexicana liderando la mayor parte del recorrido, pero a 50 metros de la meta, un último esfuerzo que tenía reservado la bahameña Tonique Williams, dejó a nuestro orgullo con la plata. Fueron 49.56 segundos de adrenalina pura para la sonorense y para todos aquellos que la vimos dar cada paso, 49.56 segundos que a pesar de un segundo lugar, sin duda Ana disfrutó porque significaron la conquista de su primera y única medalla en unos Juegos Olímpicos. Como atleta enfocada en la velocidad, la ahora senadora siempre ha visto el tiempo correr por milésimas. Su manera de ver las manecillas del reloj moverse, no es la misma que nosotros. Ella, siempre anhelará que el cronómetro marque la menor cantidad de segundos. El domingo pasado no fue diferente. Al final de la golpiza que recibió, 40 segundos tomaron un nuevo significado. A veces no lo creemos, a pesar de que las estadísticas siempre han estado ahí. Vivimos en un país feminicida, donde no solo dos de cada tres mujeres han sufrido violencia de género, sino donde son asesinadas siete cada día, según datos de Amnistía Internacional y la ONU, para quien México ocupa el puesto 16 en el mundo en feminicidios. En el Estado de México, 11 son los municipios con Alerta de Género desde hace más de un año, lugar donde entre 2006 y 2013 se reportaron 3 mil asesinatos de mujeres. Ana Gabriela Guevara corrió, literalmente, con suerte.

Twitter@jiimejime 

jimenar14@gmail.com