El cuaderno de Jimena

Dinastías

“El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo gana campeonatos”

Michael Jordan

 

Los Lakers de Los Ángeles de principios de este siglo y de los ochenta; los Celtics de Boston que consiguieron ocho campeonatos entre el 58 y 66; los Bulls de Chicago de los noventa que sumaron seis anillos, y muy probablemente incluiremos ahí a los Warriors de Golden State de la segunda mitad de esta década. Verdaderas dinastías que protagonizaron los capítulos más importantes de la historia de la NBA y que hoy le abren paso a un quinteto que ha llevado a otro nivel el hecho de que ganar es un esfuerzo en equipo.

20 años pasaron luego de que los Bulls, liderados por el mejor jugador de todos los tiempos, establecieron en el 96 la marca de 72 victorias 10 derrotas en la temporada regular, en ese entonces se dijo que sería un récord casi imposible de superar. Hoy, comparamos a Michael Jordan con Stephen Curry, porque a pesar de ser jugadores diferentes, ambos han representado lo mismo para su equipo: son los líderes, además de la cara de la institución y de la Liga. Nos preguntamos cómo sería un mano a mano entre un Scottie Pippen o un Toni Kukoc ante un Harrison Barnes; un Dennis Rodman frente a Draymond Green o el propio Jordan ante Klay Thompson o Steve Kerr, quien hoy es el head coach de los campeones, frente a Curry. Quizá en estas dos últimas comparaciones no hay dudas, pero las reglas también han cambiado.

Lo que sí tienen en común ambos equipos no son solo las victorias, sino la naturaleza con que las consiguieron, ganar con pleno dominio. “La idea era ir a hacer lo que la gente esperaba que hiciéramos y eso era lo que significaba el equipo”, comentaba Rodman en su momento. Sin embargo, aunque hoy la marca de los Warriors sea presumible y la afición espera que supere el 87-13 de Chicago contando los playoffs, lo que quieren es conseguir otro anillo, si no, la comparación de nada serviría. 

 

Twitter@jiimejime  

jimenar14@gmail.com