Contraquerencia

Más vale tarde que nunca

En un acto de sinergía sin comparación en la historia reciente, los cuatro sectores profesionales de la fiesta brava dieron a conocer el martes pasado el serial “Descubriendo a un torero”. En esencia se trata de un certamen de novilladas, lo cual no es ninguna novedad. Pero en el fondo se trata del primer esfuerzo organizado de promover la celebración de novilladas, generar afición y sí todo sale bien, hasta de efectivamente descubrir un torero.

Dentro de sus características endémicas el medio taurino en México es egoísta y contrario al trabajo en equipo. Los toreros ven por sus intereses a veces colectivos, y casi siempre solo individuales. Los empresarios viven aislados y rumiando sus fracasos en soledad. Los subalternos siguen añorando tiempos gloriosos de un sindicalismo obsoleto y los ganaderos se conformaban con que les compraran tus toros.

La dramática caída en la celebración de las novilladas llevó a los ganaderos a promover una iniciativa en colaboración con los empresarios, subalternos y las agrupaciones de toreros. Lo sorprendente es que lo lograron ponerse de acuerdo y cada uno “invertir” en medida de su especialidad y capacidades. Los ganaderos han donado los novillos, los empresarios, aunque no se crea van a trabajar de la mano, es decir en este proyecto van sumados los responsables de la Plaza México, Guadalajara, Pachuca, Torreón, Zacatecas y Arroyo.

Los subaleternos aceptaron reducir en cantidad a los integrantes de las cuadrillas y permitir la participación de aspirantes para bajar los costos. El formato es de eliminación directa. En la primera etapa, que comienza el 15 de agosto, se darán tres festejos en cada sede. Los triunfadores irán a dos semifinales, una en Aguascalientes y la otra en Guadalajara, para darle paso a una gran final en la Plaza México el 28 de septiembre. En total serán 50 novilleros.

Los novilleros que quieran participar tienen que ser mayores de 14 años y cumplir con otros requisitos. Las vías de contacto son al correo: descubriendountorero@gmail.com; en Facebook: Descubriendo un torero;  en Twitter: @descubriendountorero, o al teléfono del DF 52-545-858, antes del15 de julio de 2014.

Enhorabuena por este gran esfuerzo, la única pregunta es ¿por qué se tardaron tanto?

jesus.zarate@milenio.com