Contraquerencia

Con la resaca futbolera

Durante un mes, el Mundial acaparó la atención de todo el orbe en un fenómeno que se produce cada 48 meses. Ningún otro acontecimiento deportivo o artístico produce un efecto semejante, ni siquiera los Juegos Olímpicos tienen tanto éxito mediático. En términos generales, de los Olímpicos al público le interesa la ceremonia de inauguración y la clausura, mientras que en la Copa del Mundo la atención se mantiene durante toda la justa y se incrementa conforme se acercan las etapas finales.

Con semejante sombra, es “normal” que la actividad taurina se haya detenido prácticamente en México, y ahora tras la resaca futbolera este fin de semana tendrán acción la Plaza de Tijuana que comienza su serial y, sobre todo, dará inicio la temporada de novilladas en la Plaza México.

Tan solo por hacer el comentario hay que señalar que en pleno Mundial convivieron otros dos grandes acontecimientos con llenos. En junio se dio una edición más de Wimbledon, que lució sus graderías llenas y cuya final acaparó atención internacional. Ni quién pensara en mover la fecha tenística por coincidir con el futbol. Y por si fuera poco la feria de San Fermín en Pamplona se realizó con habitual éxito mediático y llenos en la plaza día tras día. ¿A alguien se le ocurriría mover la Pamplonada de fecha, por la celebración de partidos de futbol?

Cada espectáculo, el Mundial, Wimbledon y San Fermín, saben cuál es su esencia. Los organizadores conocen los atractivos que tienen que cuidar para que los llenos estén garantizados. En Pamplona encierros descomunales, un ambiente de fiesta 24 horas y el peligro constante hacen que incluso la transmisión de los encierros se vea en vivo en Estados Unidos.

Tampoco se puede imaginar que la Feria de San Isidro se tenga que mover por la celebración de otro acontecimiento internacional. Lo que hay que cuidar es que las corridas en México sean tan atractivas que no les hagan sombra otro espectáculo. En Guadalajara se tiene pánico a empalmar una corrida de toros (febrero) con la celebración del ¡Supertazón de la NFL!

jesus.zarate@milenio.com