Contraquerencia

El camino a la reconciliación

La Plaza México vivió un fin de semana de ensueño con las corridas de aniversario en sábado y domingo. El resultado, ya conocido, fueron tardes y faenas memorables a cargo de Enrique Ponce, Morante de la Puebla y Julián López El Juli.

Como hace mucho tiempo, la plaza vivió sus mejores momentos con una gran entrada, pero sobre todo con un público que fue el autor del grito de ‘Ole’ que solo es posible de producirse en ese gigantesco embudo.

Todos los sectores de la sociedad estuvieron representados y disfrutaron de dos tardes, que ya son parte de la historia de La México.

Se trató de la reconciliación entre una empresa novata, llena de buenas intenciones y experimentos, y también de pifias que provocaron que la primera parte de la temporada grande naufragara entre bandazos, que poco auguraban para la segunda parte del serial.

El público volvió a los ruedos, pero lo más importante es que disfrutó de tardes triunfales. La México se reencontró con su gente, la que se agrupa en peñas en sol general, o bien con los pudientes y famosos de las barreras de sombra, todos se hacen uno en una tarde de toros.

La empresa aprendió de sus errores en un pasado muy reciente, con olor a fresco, pero también hay que señalar que aún con la emoción de las grandes faenas del fin de semana, hay que ser conscientes que en ambas corridas lo que prevaleció fue la falta de bravura, con toros que requerían de mimos, más que de mano firme.

La asombrosa capacidad de los matadores logró materializar faenas para el goce de todos, pero seguimos desafiando a la mansedumbre y en consecuencia, coqueteando con el aburrimiento que expulsa a los aficionados de los tendidos.

Es hora de seguir paladeando lo que se vivió en sábado y domingo en La México, aunque también es el momento para que la empresa haga un esfuerzo por regresar al toro bravo y con ello potenciar aún más lo que esta generación de súper dotados del toreo pueden hacer.

Bien dicen que las oportunidades pasan como tortugas y se van como liebres. La México tiene la mesa servida para volver a ser el epicentro del torero en América. Todo está tan cerca o tan lejos, como el regreso del toro bravo.

En Guadalajara se dará la segunda corrida de aniversario con un cartelazo compuesto por Morante de la Puebla, Andrés Roca Rey y Luis David Adame.

jesus.zarate@milenio.com