Contraquerencia

¿Y ahora, quién podrá defendernos?

La convocatoria es para mañana a las 9:45 horas en las instalaciones de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, los convocantes son los diputados locales de Morena, Citlalli Hernández Mora y Darío Carrasco, quienes llaman al debate "CdMx sin tauromaquia", enfocado a la próxima promulgación de la Constitución de la Ciudad de México, que debe estar lista para enero del próximo año.

Todo en el documento de invitación es una clara alusión a un tendencioso evento con inclinación al antitaurinismo radical y fuera de cualquier análisis y posibilidad de un debate de altura.

En ese sentido, no hay nada oculto, los argumentos en contra de la fiesta brava son los mismos de siempre, cargados de mentiras, ignorancia e intolerancia; esos debates, dependiendo de quién convoca, suelen convertirse en diálogos de sordos, donde una sola postura tiene validez.

Pero aun en esa condición desventajosa, lo que más preocupa es que del lado de los profesionales taurinos no se tenga al batallón listo para presentarse en el debate y mostrar contundencia con argumentos irrebatibles.

Para el debate de mañana, y a riesgo que me encuentre en un garrafal error, no hay estrategia alguna, ni capitán al frente del bando pro taurino.

El debate no será el único y es de esperarse que sean cada vez más frecuentes e intensos, pero hasta ahora los taurinos siguen pasivos, sin una cara visible que los defienda y menos con una clase política que los respalde; en resumen, no hay primera línea de defensa ante los ataques antitaurinos, la desventaja es evidente.

Dentro de los esfuerzos por defender la fiesta brava está el encabezado por Ricardo Zurita, al frente de Contoromex, que agrupa las peñas taurinas de todo el país, y también el de Tauromaquia Mexicana, que promueve la defensa desde los argumentos del peso económico y ecológico del espectáculo taurino.

Pero en ningún caso están listos para encarar los mano a mano con los antitaurinos en el debate de mañana, mucho más grave es que por el lado de los toreros no se haya hecho nada al respecto.

El debate de mañana es el primer aviso de una serie de batallas que están por darse y para las cuales habrá que estar mucho mejor preparados.

jesus.zarate@milenio.com