Contraquerencia

La oportunidad al alcance

Si bien no vivimos el mejor panorama para los novilleros mexicanos, sobre todo por dos cuestiones estructurales, hay oportunidades de corto plazo que deben aprovecharse. El primer problema estructural de las novilladas es su poca cantidad en el país, lo que obedece principalmente a su carácter deficitario. Un empresario comentaba que cada novillada tiene que asumirse con una pérdida promedio de 250 mil pesos por festejo. Una inversión que casi nadie está dispuesto a realizar.

El otro asunto que obstaculiza el desarrollo de los novilleros es la falta de una estructura que pueda dar forma a algo similar a un circuito con diversas etapas para que los aspirantes a matadores tengan un camino marcado.  Hasta ahora con lo que se cuenta es con la colaboración de diversas escuelas taurinas como las de Aguascalientes y Guadalajara, que buscan dar una formación progresiva a sus alumnos, dependiendo de su edad y avances. Para los privilegiados económicamente está la opción de hacer su carrera en España.

Pero aun con todas las limitantes se presentan algunas situaciones de oportunidad para los novilleros mexicanos. La más importante es la del certamen nacional Descubriendo un Torero, que recorrerá varias sedes como el Distrito Federal, Torreón, Tlaquepaque, Guadalajara, y que tras diversas etapas tendrá una final en la Perla Tapatía con diversos premios para los finalistas.

Otro escenario relevante es la plaza en el Estado de México de Cinco Villas, que con mucha categoría ha montado una temporada de novilladas en donde ha destacado el nivel de organización y la buena presentación del ganado. Y aunque con menos categoría y dando más penas que alegrías, está la Plaza México con su Temporada Chica, que sirve para darle puestos a los novilleros menos toreados, pero en donde se han visto actuaciones destacadas, para no ir lejos, la del domingo anterior con el triunfo de Nicolás Gutiérrez.

Aunque no son las que se requieren, las oportunidades y los escenarios están puestos. Los novilleros tienen que hacer su tarea en el ruedo y los empresarios tienen que ver la manera de fortalecer iniciativas como la de Descubriendo un Torero.

jesus.zarate@milenio.com