Contraquerencia

Las mujeres del toro

Apenas el 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, y es una ocasión oportuna para recordar el papel cada día más relevante de las mujeres en el mundo machista y cerrado del toro, en donde a base de sangre, sudor y lágrimas se han abierto paso.

La conmemoración del Día de la Mujer tiene su raíz en la tragedia del incendio en 1911 de la fábrica textil Triangle Shirwist, en Nueva York, donde perecieron más de un centenera de trabajadoras y quedó en evidencia la serie de abusos e injusticias laborales de las cuales eran víctimas, de la misma manera que sucedía en otros ámbitos y latitudes, y desde luego algo que también se presentaba en el mundillo taurino.

Desde los comienzos de la tauromaquia, la mujer ha estado presente, ya sea en los tendidos o en el papel de la madre o pareja de los toreros, tal vez uno de los más difíciles roles que se pueden tener, y que solo obliga, hasta nuestros días a la abnegación y al sufrimiento. Pero su participación ha estado muy lejana de quedarse solo en eso.

Las mujeres han incursionado en el ruedo, en la ganadería, en la empresa y en el periodismo taurino. Tal vez ha sido en su afán de lucir como toreros donde han dado la batalla más radical en un mundo que hoy en día sigue dominado por los hombres. Juanita Cruz, española y quien debutó como torera en 1935, tuvo que enfrentar prohibiciones hacia su género; también la Guerra Civil española fue la primera en poner en alto la bandera de las mujeres en el ruedo.

Otro gran referente y muy cercana a México fue el caso de la peruana Conchita Cintrón, una gran rejoneadora que alternó con las grandes figuras de mediados del siglo pasado. Con un protagonismo mucho más mediático hizo su aparición en los años 90 la madrileña Cristina Sánchez, quien incluso tomó la alternativa en Nimes, Francia. En México tenemos el caso de toreras como Raquel Martínez, Hilda Tenorio y Lupita López por citar sólo algunas.

En el renglón de la ganadería en nuestro país tenemos el orgullo de contar con nombres como los de Celia Barbabosa, Laura de Villasante o Vicky de la Mora. Y si miramos al tema del periodismo taurino está el caso de Carmelita Madrazo, quien incluso publicó un libro con entrevitas a mujeres del toro, la fotógrafa de La Afición, Daniela Magdaleno, además de otros nombres, como los de Marysol Fragoso, Bernarda Muñoz.

Las mujeress han reclamado su espacio con mérito propio, y seguirán haciéndolo en beneficio de todos.


jesus.zarate@milenio.com