Contraquerencia

Cuatro mexicanos en Madrid

Aunque ya era mucha información que había trascendido sobre la próxima feria de San Isidro en Madrid, finalmente ayer la empresa Taurodelta dio a conocer las combinaciones isidriles y los cértamenes que le preceden y suceden. Se confirmó que cuatro mexicanos formarán parte de estas ediciones de 2014.

No se trata de un serial menor, si bien es sabido que se trata del ciclo taurino de mayor repercusión en el orbe, en esta ocasión se dará el mayor número de festejos en su historia. La Feria de San Isidro 2014 anuncia 31 festejos consecutivos en los que tomarán parte  71 toreros, de los cuales 48  son matadores, ocho novilleros y 15 rejoneadores, quienes formarán parte de las 24 corridas de toros, Beneficencia y Prensa incluidas, tres novilladas y cuatro corridas de rejones programadas.  La feria comienza el 1 de mayo con la Feria de la Comunidad, continúa con la Preferia el 4 de mayo, y sigue con San Isidro, que concluirá el 8 de junio. Una avalancha de corridas que atrapan la atención del mundo taurino.

Curiosamente, la primera participación mexicana no es la de un torero, sino la de una artista plástica, la pintora Alicia Ochoa, quien ganó el certamen del concurso de carteles con su obra Saber Ver, lo que la convierte en la imagen oficial del certamen.

En el ruedo tomarán parte Diego Silveti, Arturo Saldívar y Joselito Adame, en un claro y justo reconocimiento a los triunfos cosechados en la edición 2013. Las combinaciones con mexicanos son:

Viernes 2 de mayo: (Día de la Comunidad) Toros de El Cortijo y Lozano Hnos., para Antonio Ferrera, Diego Urdiales y Arturo Saldívar. Viernes 9 de mayo: toros de Valdefresno y Fraile Mazas para David Mora, Daniel Luque y Diego Silveti. Miércoles 14 de mayo: Toros de Palmosilla para Juan José Padilla, Manuel Escribano y Joselito Adame. Viernes 30 de mayo: Toros de Montecillo para Miguel Abellán, Paco Ureña y Joselito Adame. Realmente los mexicanos estarán en Grandes Ligas.

En temas mucho menos agradables el cabildo de León, Guanajuato, le prohibió a los niños asistir a las corridas de toros. Una decisión arbitraria, contraria a la libertad y los derechos de los padres y de los propios menores. Las plazas se ven colmadas de niños que desde temprana edad forjan una afición de por vida. Tiempos fascistas y de doble moral.

jesus.zarate@milenio.com