Contraquerencia

Un elenco sin sorpresas

La nueva administración de la Plaza México dio a conocer por medio de un comunicado de prensa el elenco para su inminente Temporada Grande. Resulta al menos curioso, que Guadalajara apenas una días antes, presentó sus carteles correspondientes a la Feria de Octubre, bajo el mismo impersonal recurso del boletín de prensa. Ambas plazas están ahora bajo el mismo mando.

Los toreros mexicanos anunciados son Eulalio López Zotoluco, Fermín Rivera, Joselito Adame, Octavio García El Payo, Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar, Diego Silveti, Sergio Flores, Ricardo Frausto, Juan Pablo Llaguno, Diego Sánchez, Fermín Espinosa Armillita IV, Antonio Lomelín, Luis David Adame y Gerardo Rivera. Por parte de los extranjeros estarán Morante de la Puebla, Sebastián Castella, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante, José Garrido, Andrés Roca Rey, Ginés Marín y el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza.

En el renglón de los toros, el más descuidado en las dos últimas décadas, aparecen las ganaderías de José Julián Llaguno, Santa María de Xalpa, Los Encinos, Xajay, El Vergel, Barralva, Julián Hamdan, Montecristo, San Isidro, Bernaldo de Quirós, Teófilo Gómez, Fernando de la Mora, Jaral de Peñas, Rancho Seco, San Marcos y La Estancia.

La empresa también dijo que está en pláticas para la contratación de Enrique Ponce, José Tomás y Julián López El Juli. Podemos añadir a la lista de ausentes los nombres de López Simón, Juan José Padilla, Diego Urdiales y Diego Ventura.

Pero lo más significativo es que siguen prevaleciendo las ganaderías que se caracterizan por la falta de bravura, y en consecuencia, tienen un alto grado de probabilidades de asegurar una tarde de gran aburrimiento, como son Bernaldo de Quirós, Teófilo Gómez y Fernando de la Mora.

En verdad no se entiende la necesad de apostar por hierros con un largo historial de decepciones.

Parece que los actuales empresarios no han aprendido de su propia experiencia en otras plazas y tampoco de la gestión anterior a cargo de Rafael Herrerías. El público se ha cansado de dos cosas; por un lado la insoportable mansedumbre de los carteles comerciales y segundo, de la falta de rigor en la presentación de los toros. Cuando menos el arquitecto Javier Sordo anticipó como un compromiso que se van a esmerar en el tema del trapío del ganado.  

jesus.zarate@milenio.com