Contraquerencia

El barco de Las Ventas ya tiene capitán

El empresario francés Simón Casas fue declarado el martes como el nuevo gestor de la Plaza Las Ventas de Madrid, reconocida como la de mayor importancia en el planeta. Esto significa que por primera vez en la historia un extranjero llevará las riendas del coso.

La explotación de Las Ventas, propiedad de la Comunidad de Madrid, se realiza mediante una concesión, resultado de una licitación pública; en esta ocasión los contendientes fueron la dupla compuesta por Simón Casas y la empresa turística Nautalia, que se enfrentaron con la anterior empresa Taurodelta, a la que esta vez se le sumó el grupo empresarial del magnate mexicano Alberto Bailleres.

Una fuente confiable me comentó que la gente de Bailleres tuvo información preliminar que serían los únicos postores, por lo que decidieron ofertar lo mínimo de un amplio canon que exige la autoridad madrileña.

La confianza, o tal vez también arrogancia de Taurodelta, lo llevó a ofertar cantidades que suenan ridículas. Por citar un caso, ofrecieron un euro más para el presupuesto de la Escuela Taurina, mientras que Simón Casas daba 280 mil euros más en el mismo rubro, que actualmente es de 220 mil; es decir, más de doble.

Renglón por renglón, Casas-Nautalia superó por goleada a Taurodelta-Bailleres, y además los exhibió. Uno de los puntos más relevantes era que la Comunidad pedía una oferta mínima de 2.1 millones de euros, la gente de Bailleres ofreció cinco mil euros más, mientras que el francés puso la cifra en 2.8 millones de euros.

Casas es lo opuesto a un improvisado en la producción de espectáculos taurinos, y maneja las plazas de Valencia, Alicante, Nimes, Zaragoza y Mont de Marsan, con una trayectoria de más de 20 años.

“El toro, más que un negocio, es una producción artística, por eso llevo tantos años marcando diferencias entre empresario y productor. Empresario es negociar para especulación comercial en el buen sentido de la palabra; producir es obra de arte, es tauromaquia”, señaló el francés, luego de enterarse que había ganado la licitación para manejar los destinos de Las Ventas.

En la medida que el galo tenga éxito, la fiesta brava se beneficiará en su conjunto. Entre los puntos buenos de la anterior administración fue abrirle la puerta a los toreros mexicanos, y tendremos que esperar cuál será la política hacia los nuestros.

La próxima semana abordaremos el tema de los niños en los toros. 

jesus.zarate@milenio.com