Contraquerencia

Vientos de censura y protagonismo

En cualquier ámbito, incluyendo al taurino, por supuesto, el periodista no debe ser objeto de la noticia. O dicho de una manera más clara, no debe ser el protagonista, sino solo el medio para contar una historia.

Pero sucede que por estos días en España  algunos de los más reconocidos periodistas taurinos se han  convertido en la nota principal.

El primer incidente bochornoso, justo al comenzar el 2014, fue un pleito de cantina entre el crítico del periódico El Mundo, Zabala de la Serna, y el representante de los subalternos Fernando Galindo, en el cual el torero sacó la peor parte después de que el periodista le reventara un vaso en la cara.

Por cierto Zabala, afirmó que nunca recordó que tenía el objeto.

El suceso más reciente es el del supuesto veto por parte del G5, compuesto por Morante de la Puebla, El Juli, Perera, Talavante y Manzanares, a Manolo Molés, quien no figuró en las retransmisiones televisivas de una corrida de Morante en Las Ventas la semana pasada.

Zabala de la Serna se adhirió al chisme con un intercambio desagradable de tuits con Antonio Barrera, quien forma parte del equipo de Morante.

Por su parte, Molés no ha desmentido ni confirmado el veto, pero sus declaraciones parecen más avocadas a continuar con la intriga: “La única sorpresa es que no estuviera [en las transmisiones] ni con Morante ni con El Juli… Debo confiar en mis directivos. Como apuntan a un posible veto, si fuera así, todo se sabe y rápido en este mundillo”.

Condenable sería una represión a la libertad de expresión por parte de los matadores en cuestión, cuando para afuera los taurinos nos desgarramos en proclamar nuestra libertad al asistir a los toros. Falta de congruencia con el discurso, el ámbito profesional y con los tiempos que corren.

Lamentable es también que los periodistas especializados se enfrasquen en pleitos, dimes y diretes en lugar de concentrarse en su única responsabilidad que es la de informar, criticar o narrar, sin llevarse por las vísceras o los conflictos personales.

Desde México volteamos muchas veces hacia la Madre Patria reconociendo el profesionalismo y organización de su gremio taurino. No pocas veces comentamos con cierta envidia que eso mismo deberíamos hacer aquí, pero estos sucesos nos ponen en evidencia que no todo es envidiable.

jesus.zarate@milenio.com