Contraquerencia

"The Maestros", o el absurdo

Durante años se ha criticado la falta de imaginación para promocionar el espectáculo taurino. Es común leer y escuchar que los toros se han quedado atrás en términos de mercadotecnia, lo cual es es cierto.

Pero lo que no se entiende es que cuando alguien se atreve a hacer algo diferente se le cae a palos. Hace días se presentó la corrida The Maestros que tendrá lugar en Vistalegre el 27 de septiembre próximo y será protagonizada por El Juli, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante. Ese festejo será acompañado por las interpretaciones de la Orquesta Sinfónica de la Comunidad de Madrid. Pues más tardaron en dar a conocer este evento a que los taurinos de cepa les cayeran con críticas ácidas a esa “mamarrachada”.

Se trata de un esfuerzo por darle a una corrida de toros el cariz de un evento imprescindible, de vestirlo con una publicidad moderna y de captar el interés de otros públicos. En ese sentido no creo que haya nada malo en ponerle título a una corrida de toros, otros espectáculos lo hacen y no pasa nada. Mientras en el ruedo se conserve la integridad y seriedad de una corrida, empezando por los toros, no hay nada que objetar. Los tiempos han cambiado y hay que adaptar la fiesta brava a esta realidad. Por ejemplo, cada año en Ronda hay una corrida goyesca que convoca al jet set español, ¿por qué no promocionarlo de manera que se convierta en un acontecimiento social que trascienda aun más?

Hace un año, ya Talavante se atrevió con un  spot de televisión sobre su encerrona en Madrid, un esfuerzo poco común, pero que va en la dirección de lo que la fiesta necesita para no envejecer irremediablemente y quedarse platicando sus glorias pasadas. Entiendo que la crítica The Maestros va atada a cuestiones extrarruedo de sus protagonistas, como el hecho de ser miembros del polémico G5 que pretende imponer condiciones, eso es harina de otro costal. No nos espantemos por esfuerzos como éste.

Para no ir más lejos, la reaparción de Joselito fue uno de los sucesos del año, mucho más jugo mediático se pudo haber sacado si alguien con mayor talento publicitario hubiera hecho su trabajo. La fiesta requiere de apuestas fuertes, una de ellas es la mercadotecnia.

jesus.zarate@milenio.com