Contraquerencia

Roca Rey requiere atención

Andrés Roca Rey llegó para revolucionar la actualidad del toreo. Con un paso frenético como novillero, mismo que ha continuado como matador de toros, el diestro peruano se ha significado por una entrega sin cuartel en el ruedo, la cual ya le ha cobrado su atrevimiento con varios percances.

Puesto en la línea de fuego, donde muy pocos se colocan, Roca Rey ahora enfrenta una delicada situación de salud. En las dos últimas corridas en las que ha tomado parte, las de Málaga y Palencia, ha sufrido cogidas espeluznantes, que han derivado en contusiones cerebrales.

La carrera de Andrés se ha caracterizado por ponerse en la línea de fuego, por su temeridad y por reaparecer antes de estar en condiciones de plena salud.

Ahora el escenario es diferente, las palizas que ha recibido han puesto en serio predicamento su salud. En otras disciplinas como el futbol americano o el boxeo, se tiene comprobado lo delicado que resulta una conmoción cerebral, al grado que después de que un atleta sufre una es obligado a parar incluso varios meses. Se trata de un tema serio.

Con Roca Rey parece que se tomó a la ligera su vuelta a los ruedos y las consecuencias son que ahora se desconoce la gravedad de sus lesiones.

En un atisbo de sensatez, su administración ha decido que el torero sea atendido en el Hospital de la Universidad de Miami, que cuenta con amplia experiencia en atención a deportistas y sobre todo, con un cuerpo médico especializado en contusiones cerebrales y que por lo mismo atiende a jugadores de la NFL.

Roca Rey no volverá a los ruedos hasta que los doctores que lo atenderán lo den de alta por completo. Hay que entender que aquí no caben las valentonadas o los desplantes. Lo que está en juego es mucho más allá de la carrera de un torero llamado a ser una figura de época.

Bien por la gente cercana al diestro que pone por delante la integridad física de Andrés, antes que la pérdida de muchos contratos y de carretadas de dinero que conllevan. Si tiene que cortar la temporada, que lo haga.

Mucho se ha hablado que no era posible seguir en la línea que ha planteado Roca Rey en el ruedo, pero es cierto que no sería Roca Rey si diera un paso atrás. Ahora tiene que retirarse de la línea de fuego para regresar de vuelta a la batalla.  

jesus.zarate@milenio.com