Contraquerencia

Joselito, muy de malas

Visto desde la distancia da la impresión que la suerte le ha volteado la cara  al mexicano Joselito Adame. Y es que el panorama no puede ser peor en este momento.

Justo  cuando comienzan las grandes ferias de España, el lunes pasado trascendió que Joselito Adame quedó fuera de la próxima Feria de Las Ventas en Madrid, luego de rechazar el ofrecimiento de torear dos  corridas en el más prestigioso serial del planeta y luego de llevar años  compareciendo y cortando orejas.

La primera versión que corrió es que su nueva administración, la de Espectáculos Taurinos de México rechazó las dos corridas por considerarlas de poca categoría. Pero el empresario de Las Ventas, Manuel Martínez Erice, en entrevista con el periodista  Pepe Mata expresó que los nuevos apoderados de Joselito primero habían aceptado las corridas y dos días antes del anuncio de la feria se habían echado para atrás.

Un doble fracaso de la empresa que comanda Antonio Barrera, que primero no pudo negociarle carteles de mayor categoría en Madrid a Joselito, y que  por el contrario terminó por sacarlo de la feria de la una manera por  demás indigna.

A la pifia de sus apoderados, se sumó el martes la mala fortuna de recibir una cornada en la corrida de Valencia, en la cual solo pudo lidiar un toro. Para un torero los percances pueden llegar en cualquier  momento, pero en este caso sucede en una ocasión por demás inoportuna,  ya que pone en riesgo su próxima comparecencia en la Feria de Sevilla el 6 de abril, la segunda de mayor relevancia después de Las Ventas.

De esta manera, Joselito pasó por Valencia lidiando un toro, es muy  probable que se pierda la corrida de Sevilla, y gracias a las malas gestiones de sus apoderados se va a quedar fuera de Madrid.

Por otra parte, hay que resaltar el extraordinario resultado de la  manifestación a favor de la fiesta brava del pasado 13 de marzo en Valencia, en donde se hicieron presentes más de 40 mil personas para  defender a los toros. El gremio taurino mostró el músculo de un sector que había aguantado casi en silencio los sistemáticos ataques de los antis. Lo que sigue es refrendar en cada plaza lo que se dice en el  discurso. Queda solo preguntar y ¿en México cuándo?

jesus.zarate@milenio.com