Contraquerencia

Joselito, el momento de cerrar

La plaza de Las Ventas de Madrid anunció los carteles de su Feria de Otoño, que sin tener tanto renombre como la isidril de mayo, en cierta manera representa una especial de certamen final en el que se dan cita los grandes protagonistas de la temporada Europea. La feria de Otoño es absurdamente evitada por las grandes figuras, por lo que los convocados son los que están en busca de ese lugar y que han hecho méritos suficientes en el año.

En este tenor, la empresa que comanda Manuel Martínez Erice anunció nombres como los de Miguel Abellán, Iván Fandiño, Finito de Córdaba y Daniel Luque. Pero en lo que es una decisión inexplicable se dejó fuera al mexicano Joselito Adame, uno de los protagonistas de la pasada feria de San Isidro, en la que el juez de plaza le robó una oreja ganada a ley, y ahora le esquilman un puesto en Madrid.

Pero en el colmo del absurdo, la feria de otoño incluye la Corrida de la Hispanidad el 12 de octubre, en la cual no está el nombre de Joselito, por mucho el americano con mejor palmarés en el año en Europa. Eso se llama incongruencia, sino es que ya pasa por las negras jugadas de los despachos que tienden a cerrarle el paso en el escritorio, a quienes se lo abren en el ruedo.

Pero lo peor es que no es nada más en España en donde se le regatea a Joselito Adame, ahora mismo en la Plaza México se está dificultando su próxima inclusión en la Temporada Grande, cuando el año pasado fue uno de los grandes protagonistas.

Joselito Adame tiene el reto de cerrar una gran temporada y encararla en las plazas principales de América. Así como en el toreo, lo bien toreado es lo bien rematado, el de Aguascalientes tiene que refrendar sus triunfos en este lado del Atlántico e imponerse a la miopía de muchos empresarios.

Una mención especial merece el ganadero Pablo Moreno, quien debutó con éxito el domingo anterior con un destacado encierro de novillos en la Nuevo Progreso de Guadalajara. Pablo encabeza Casa Toreros que ha mantenido una fértil actividad como empresa organizadora de festejos, casa de apoderamiento, y por si fuera poca llevando las riendas de una ganadería. No cabe duda que el esfuerzo siempre da réditos.

jesus.zarate@milenio.com