Contraquerencia

Joselito, imparable

Con la actuación de Joselito Adame el domingo pasado en Las Ventas de Madrid se cerró la participación en cinco tardes de los matadores mexicanos.

Antes de que Adame pisara el ruedo para esta última jornada, Octavio García El Payo, Arturo Saldívar y Diego Silveti, e incluso el mismo Joselito, a pesar de dignos desempeños, se habían ido en blanco en la cosecha de trofeos.

Fue hasta el último instante, en el segundo toro, de nombre Adobero de El Montecillo, cuando el matador hidrocálido ganó una oreja, producto de una faena rotunda, profunda y breve, que fue rematada con una estocada recibiendo.

El público de Madrid se volcó a favor de Adame y en el ambiente se notaba que bien pudo haber calificado como una faena de doble oreja. Una proeza mal valorada de este lado del Atlántico.

El triunfo de un imparable Joselito apenas tuvo repercusión en los medios nacionales, se le dio mucho más difusión a los actos vandálicos que ocurrieron en el Estadio Jalisco que al triunfo de un mexicano en la plaza más exigente del mundo.

Si bien el mundo de los toros, a diferencia del beisbol, por ejemplo, no se rige por las estadísticas, es importante también poner en contexto lo realizado por Joselito y los demás matadores mexicanos.

Joselito se fue con una oreja cortada en cuatro toros oficiales; es decir, con un porcentaje del 25 por ciento. Mientras que en toda la feria han actuado 27 matadores hasta el martes, con un porcentaje de apenas 13 por ciento.

En total, los mexicanos lidiaron diez toros y cortaron una oreja, lo cual los pone en el promedio de todos los demás.

En el caso de Joselito hay que puntualizar que en realidad solo pudo torear a tres astados, ya el primero de la corrida del domingo se inutilizó al fracturarse una mano, lo que elevaría su ‘productividad’ al 33 por ciento.

Ninguno de los mexicanos desentonó y después de Joselito el más cercano a cortar oreja fue El Payo.

A pesar de esos resultados va a ser complicado que se puedan colocar en carteles de las ferias de importancia. Joselito, por méritos propios, tiene asegurada una temporada europea, pero lo hará fuera de los carteles de mayor expectación, lo que representa una gran injusticia para lo logrado en años pasados por el mexicano.

Pero es entendible que si en su país no son valorados, menos lo sean en otro lado.

jesus.zarate@milenio.com