Contraquerencia

Fin de semana intenso

Pocos fines de semana han resultado tan intensos en temas taurinos como el que justo acaba de pasar. El sábado se dio una las corridas más esperadas del año, no solo de México sino de todo el mundo taurino.

El regreso de José Tomás acaparó la atención y la centró en el pequeño poblado queretano de Juriquilla. Una corrida con una producción impecable, casi como un show de Las Vegas que puso énfasis en cada detalle. Conciertos antes y después de la corrida, una plaza hermosa, invitados de lujo, fuegos artificiales, todos los detalles cuidado al máximo, dándole una nueva dimensión a una corrida de toros. Después de ver aquello queda la duda si parte de toda esa mercadotecnia y producción es lo que hace falta para modernizar los toros. Ya en la parte central, José  Tomás dejó más que claro por qué está muy alejado del resto. Con un toreo puro, pero con el aderezo de la temeridad, el de Galapagar sobrepasó cualquier expectativa. Todos los asistentes a Juriquilla se transportaron  a un estado de algarabía total, para después considerarse únicos y privilegiados de ser testigos de semejante obra.

Tampoco hay que dejar de mencionar que el ganado dejó que desear en cuanto a presentación. En resumen, José Tomás le hace falta a la fiesta brava. Se hace evidente que tiene que enfrentarse a las figuras y darles pelea. Si un poco de eso se vuelve realidad la fiesta brava tomará un nuevo ímpetu.

Pero la vuelta a los ruedos de José Tomás no fue el único suceso del fin de semana. En Aguascalientes, la feria de mayor importancia en México, El Juli y El Payo salieron a hombres después de sendos triunfos, en Pachuca, Juan Luis Silis volvió a torear después de una trágica cornada y lo hizo cortando tres orejas, al igual que Joselito Adame.

Y para rematar en Puebla, Sergio Flores triunfó el 5 de mayo con tres orejas en su poder. Los asistentes a las diversas plazas salieron  satisfechos con lo cual queda demostrado que cuando hay carteles de relevancia los aficionados se hacen presentes en los tendidos. Por desgracia, fines de semana como al anterior son la excepción a la regla. 

jesus.zarate@milenio.com