Contraquerencia

Eloy, longevidad y vitalidad

El toreo es terreno fértil para todo tipo de hazañas, pero también es el escenario de historias únicas y ejemplares.

Tal es el caso de la carrera del regiomontano Eloy Cavazos, quien salió de la pobreza para convertirse en una de las más grandes figuras, al grado de ser capaz de abrir la Puerta Grande de la Plaza de Las Ventas de Madrid en un 1972, que cada vez se ve más lejano.

Eloy se retiró en un par de ocasiones de los ruedos, la primera en 1985 y la segunda en 2008, pero ahora vuelve a ser noticia, cuando a sus 67 años de edad se rumora que puede volver a vestir el traje de luces para conmemorar el 50 aniversario de su alternativa.

Para dicha fecha se menciona como escenario probable la plaza de San Luis Potosí, en agosto, cuando se combinan las fechas de la feria con la celebración de Cavazos.

En el programa de televisión Sol y sombra tuvimos la oportunidad de platicar vía telefónica largo y tendido con Eloy, un personaje de peculiar carisma y chispa para expresarse.

En una línea que le puede envidiar cualquier político, Cavazos ni desmintió ni confirmó por completo el rumor, pero en varias ocasiones mencionó que con cualquier pretexto se pone delante de una vaca, novillo o toro, como finalmente lo hizo con motivo del Día del Padre el fin de semana pasado.

Pero si algo asombra de la trayectoria de Eloy Cavazos es su disciplina para mantenerse en forma. “Diario que me levanto pienso que voy a torear el domingo y eso me hace entrenar y mantenerme en forma física”.

No es cosa menor, el regiomontano cuida su alimentación y hace deporte de la misma manera que cualquier torero en activo.

Sin embargo, el mayor mensaje que les mandó Eloy a los toreros actuales, ya sean becerristas, novilleros, matadores, o en retiro es que “siempre se acuerden que si pudieron salirle a un toro, ponerse enfrente, pueden enfrentar cualquier reto en la vida”.

El toreo de Eloy puede no ser del gusto de todos, así como las maneras en que se condujo su administración, pero lo que no se le puede regatear es que se trata de un ejemplo de profesionalismo que se debería imitar en cualquier rubro.

Y los regresos a los ruedos parece que están de moda, Cristina Sánchez anunció que toreará una corrida en beneficio de niños con cáncer; no cabe duda, en el toreo caben muchas hazañas.  

jesus.zarate@milenio.com