Contraquerencia

Buenas nuevas en España

No se le ha dado mucho espacio en los medios  de comunicación a una noticia que de confirmarse será oxígeno puro para la fiesta brava en España. Como sabemos, en la península ibérica atraviesan por una tremenda crisis económica que ha llevado a la quiebra a miles de empresas, que ha puesto en el desempleo a más de 20 por ciento de la población económicamente activa, y que en el renglón taurino ha significado un desplome en el número de festejos, pasando por  la desaparición de ganaderías, hasta llegar al fenómeno de que ahora las figuras buscan torear en cualquier pueblo, desplazando a los matadores de menor renombre. Aunque las cifras oficiales no han sido dadas a conocer por el Ministerio de Cultura, es un hecho que el desplome de los festejos continúa y solo hace falta saber de qué tamaño fue el golpe del año anterior.

La buena noticia publicada por el diario ABC, casa editorial hermanada con Grupo Milenio, es que Hacienda ha prometido bajar la tasa de IVA a las entradas a los toros. Actualmente se cobra un IVA de 21 por ciento, y bajaría, apoyado por los planes de reducción de ese impuesto a las actividades culturales para dejarlo en 15.5 por ciento.

Si bien es una política sensata bajar los impuestos en tiempos de recesión para impulsar la actividad económica, en México ocurre lo contrario. El colmo es que por ejemplo, se apoya con recursos fiscales la producción del cine, aunque se produzcan churros espantosos como la película de Juan Gabriel, o cintas que nadie ve. Los toros tienen una repercusión económica  más amplia, comenzando por el sector agropecuario, mismo que el gobierno presume que apoyará. En el país el espectáculo taurino carga con los impuestos locales, estatales y federales, y para rematar con el lastre del sindicalismo. Sin embargo, no se ha escuchado que los empresarios se unan para pelear por una baja impositiva.

En España las agrupaciones taurinas se han unido al gobierno para defender la fiesta y realizar estrategias conjuntas. Esperemos que en nuestro país pueda verse algo así.

jesus.zarate@milenio.com