Contraquerencia

Bailleres aterriza en Europa

Lo que había sido un rumor de meses se confirmó esta semana con la incursión de lleno del empresario mexicano Alberto Bailleres en Europa a través de la recién creada Fusión Internacional por la Tauromaquia (FIT), una alianza estratégica con los empresarios Simón Casas (francés) y José Coutiño (español).

El anuncio, que se hizo con todos los honores en España, contó con el matador retirado Antonio Barrera en representación de Espectáculos Taurinos de México  (ETMSA), la corporación propiedad del mexicano Alberto Bailleres, misma que forma parte del Grupo Bal.

En la presentación se destacó, sin conocerse acciones concretas que la FIT tiene como interés primordial “velar por el futuro de la tauromaquia, dignificarla y trabajar por el interés general del sector… Asumir la responsabilidad de dar a conocer a las nuevas generaciones la grandeza de este espectáculo, desarrollarlo con toda su pureza e integridad”. Para ello se unen tres empresas, en los tres países donde se concentran tres de las aficiones más importantes del mundo: España, Francia y México.

Bailleres es un hombre de riesgos calculados y de decisiones meditadas que, sin duda, tiene un plan de ruta bien delineado para aterrizar en Europa como empresario de toros y hacerlo de manera exitosa. Lo primero que habrá que esperar es quiénes serán los encargados de esta empresa, sobre todo considerando que requiere perfiles exitosos en el mundo de los negocios.

Alberto Bailleres es uno de los grandes hombres de empresa en México, entre otros negocios cuenta con Industrias Peñoles, GNP, Fresnillo, Valores Mexicanos, El Palacio de Hierro, Profuturo. En el renglón de lo taurino maneja las ganaderías de San Miguel de Mimiahuapan, Begoña, Zalduendo, San Martín y las plazas de Aguascalientes Monumental y San Marcos, Guadalajara, Monterrey, León, Ciudad Juárez, Irapuato, Acapulco, Mérida: plaza de toros La Mérida y El Coliseo Yucatán.

Se trata de un peso pesado en el medio empresarial internacional, economista de profesión, con 83 años, sabe hacer negocios y por el bien de la fiesta conviene que apueste alto.

jesus.zarate@milenio.com